Campamentos de la diócesis con los jóvenes cordobeses


Los campamentos de Gaudium han experimentado un crecimiento exponencial en los últimos años

Diocesis, campamentos, cordoba, gaudium
Demetrio Fernández. / Foto: Irene Lucena

Durante la mañana de hoy el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, ha presentado junto al director de la Escuela Diocesana de Tiempo y Animación Sociocultural Gaudium, Manuel Maestre, los campamentos que desarrollan durante los meses de verano desde el año 2016. A la par han presentado también las actividades que la diócesis lleva a cabo en otros ámbitos bajo el proyecto Puerta Verde. 

Durante la presentación de ambas actividades el obispo ha hecho referencia a la importancia de estas actividades para “aprender jugando” ya que, como ha expresado el obispo, los niños ven a los jóvenes que “confiesan, comulgan y rezan” a la par que “son jóvenes que se bañan, hacen gymkanas, se mueven como lagartijas…”, en definitiva, “ven que los monitores lo viven con cierta intensidad en medio de la naturalidad que da el ser joven y divertirse con todos los demás”. 

Los campamentos organizados por Gaudium han experimentado un crecimiento desde 2016 celebraron 7 campamentos frente a los 20 que se celebran este verano, un crecimiento que también queda reflejado en el número de niños asistentes que actualmente asciende a 1800 niños y 500 monitores en los cuatro espacios en los que se están llevando a cabo, El Rocío, Villanueva de Córdoba y Torrox. 

Por otro lado la diócesis también ha dado a conocer el proyecto Puerta verde, un proyecto que se está llevando a cabo con jóvenes del Sector Sur, Palmeras y algunos menores de Centros de Protección que cumplen un perfil determinado y que, como ha definido Miguel David Pozo, párroco de Santa Luisa de Marillac y coordinador del proyecto, su vida se caracteriza “por tener familias disruptivas, padres encarcelados, pobreza, necesidad, falta de actividad en su tiempo libre” con el objetivo de “aportar, reconducir y alentar a niños y jóvenes en situaciones de especial necesidad”. En Puerta Verde intentan que las familias convivan con el proyecto y, además, que los menores que participan como monitores del proyecto sean referentes del propio barrio para los jóvenes que participan. En este proyecto ha remarcado Miguel David Pozo que intentan que a través de las actividades y juegos trabajen para trabajar la “exposición a riesgo” que sufren como es “la droga, la delincuencia, la agresividad hacia los padres” y por otro lado aquello relacionado con el ámbito de la higiene. Esta es la primera edición del proyecto que el párroco ha mencionado que “nunca bajamos de los 60(niños)” pero que “hay días que no hemos bajado de los 94”.

El proyecto de Puerta Verde “necesita de recursos” y, además, Miguel David Pozo ha valorado también la necesidad de capacitar a los monitores, para ello ha destacado que al tratarse de monitores del propio barrio necesitan una capacitación donde las personas que ayuden a ello nunca superen el número de jóvenes del propio barrio que actúan como referente de los menores participantes en el campamento. El proyecto “Puerta Verde” se ha puesto en marcha por primera vez en el verano 2019, sin embargo es un proyecto que esperan desarrollar a lo largo del resto del año con actividades concretas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here