Un cordobés, en medio del terror de Londres


El terror ha vuelto a Europa con un doble atentado en Londres. Al menos siete personas han muerto y más de 48 resultaron heridas, muchas de ellas están en estado crítico. Todo ocurrió muy rápido, apenas ocho minutos fueron suficientes para que tres asesinos desalmados y sin escrúpulos arremetieran contra inocentes provocando durísimas escenas. Primero un vehículo a gran velocidad atropelló a varios peatones en el Puente de Londres y después los tres terroristas se bajaron del coche con grandes cuchillos y apuñalaron a los viandantes en el mercado de Borough. Aquí podemos ver un video, muy corto, apenas dura dos segundos, se ve a los tres terroristas ya de vuelta después de la masacre, la calle desierta… https://youtu.be/hD-alZYNLdY
Ruben Maza, cordobés, 40 años. Empresario. Tiene dos restaurantes en Londres, uno en el Soho y otro en Borough High Street -con otros tres socios uno de ellos también español- con salida directa por detrás al mercado. Esa noche casualmente no estaba allí. Aunque durante los últimos diez años iba a diario. Este fin de semana estaba en el restaurante del Soho. Su gerente, Jaume, otro español, un héroe. Con su rápida actuación pudo salvar la vida de las más de 60 personas que abarrotaban el restaurante. Rubén, ha contado a La Voz, como recibió la llamada de su gerente y todo lo que esa noche se vivió allí en su local.

Imagen tomada desde el local en la que se ve a dos de los terroristas paseando por la calle desierta de vuelta al London Bridge segundos antes de ser abatidos. El de la derecha, con el falso chaleco explosivo. El tercero tapado por la farola caminaba a su lado./Foto: LVC

Eran más o menos las diez de la noche cuando recibió la llamada. Jaume, en principio todo normal. “Me quedé helado cuando tranquilo me dijo que algo pasaba, estaban apuñalando a gente en la calle, en la puerta y ellos permanecían encerrados en el restaurante rodeados de policía”. Jaume estaba haciendo su turno como cada sábado cuando de pronto oyó gritos que venían del London Bridge y vio una marea humana corriendo, huyendo de algo, entre gritos. Inconscientemente su primera reacción fue cerrar las puertas, la primera la de atrás, la que daba directamente al mercado. Luego fue a la de delante, sujeta con una cuña… todos estaban así, con las puertas abiertas, era lo normal. Primero se asomó para intentar ver que pasaba y confirmó que la muchedumbre huía de algo con pánico. Cerró y entonces vio a escasos metros de la puerta a los terroristas, y ahí, delante de él, apuñalaron a una chica. Eran tres y uno se le echó encima apuñalándola, con mucha frialdad, sin nervios, sin prisas. Un hombre intentó ayudarla pero los otros dos terroristas se le echaron encima y también le apuñalaron. Jaume no pudo reaccionar. Siguió en la puerta, sujetándola, para impedir que entraran. Ruben tiene claro que eso salvó a sus clientes. “Tengo la certeza de que si la puerta hubiera estado abierta habrían entrado” afirma Ruben, todavía impactado por lo sucedido y por lo que podría haber pasado en Los Lobos y no pasó.
Imágenes tomadas desde el interior del local donde vemos a un policía acercándose./Foto: LVC

Era  muy difícil mantener la calma, nos sigue contando. Había gente herida por todos lados. En el local, muchos jóvenes perdieron los nervios, se encontraban mal. Fue todo muy rápido. Enseguida vimos policía, en la parte de atrás del mercado. Entonces Jaume abrió y le encañonaron…  tampoco las fuerzas de seguridad sabían quién era quién en ese momento. Entraron en el local y pidieron todo el mundo que se echaran al suelo y pusieran las manos en la cabeza. Un policía se quedó dentro y volvieron a cerrar. Hasta pasados veinte minutos no evacuaron el local. Hoy aún no han podido acceder a él. Es de los pocos comercios que sigue con el acceso totalmente restringido.
Un policía ya en el interior del local. Al fondo, de rodillas con las manos en la cabeza, clientes y empleados./Foto: LVC

Policía hubo desde el primer momento porque había algunos de paisano en la calle. Algunos iban de servicio y otros no. Los que no llevaban armas y se enfrentaban cuerpo a cuerpo con los terroristas salían malparados. Insiste Rubén en que todas las personas que vivieron los hechos y con los que ha podido hablar después coinciden en destacar la frialdad, la tranquilidad y la casi profesionalidad con la que actuaron los terroristas. No entraron en “Lobos” pero donde sí entraron y causaron muchos heridos fue en el restaurante de un amigo, un Mexicano, “El Pastor”. La gente tanto en la calle como dentro de los bares se defendía como podía. Arrojaban a los asesinos botellas, sillas y hasta mesas, así consiguieron que salieran de este restaurante y de otros muchos más, consiguiendo salvar la vida.
Uno de los terroristas de Londres se encañona cuando iba a ser abatido por la policía. /Foto: LVC

Fueron ocho minutos eternos. Luego disparos, muchos disparos, “cuentan los que estaban allí que más de 50”, nos dice Rubén. Los terroristas habían sido abatidos. Uno de ellos como puede verse en la foto, se encañonó poniendose su arma en la sien pero antes de que pudiera disparar ya estaba en el suelo.
El Mercado de Borough según nos cuenta Rubén Maza es una zona muy transitada los fines de semana, sobre todo cuando hace buen tiempo, en esta época, por la gran cantidad de terrazas. Un lugar que él define como “multicultural” donde acuden todo tipo de personas de diferentes edades porque puedes desde hacer compras hasta tomar una  cerveza o dar un paseo. Este fin de semana no cabía un alfiler. Borough Market, un lugar donde ya nada será igual…
Foto de grupo de los propietarios del restaurante. Rubén Maza, de pie el segundo por la izquierda./Foto:LVC

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here