Bimba, adiós


 

Eleonora Salvatore González, nacida en Roma en 1975, más conocida como Bimba Bosé, se ha ido para siempre.

La modelo, actriz, cantante, empresaria, diseñadora y musa de diseñador, falleció el día 23 tras una “larga, valiente y heroica lucha contra el cáncer”, tal y como comunicaba su familia que sumida en la más estricta intimidad han querido despedir a esta mujer quien, más allá de su transgresora notoriedad, también es madre, hija o hermana.

img_2208

Perteneciente a una familia de artistas, heredó, sin duda, el ADN de genialidad que tanto la actriz Lucía Bosé o Luis Miguel “Dominguín” como torero inocularon en esta mujer, la cual de la mano de Mario Testino o Steven Meisel se convirtió en portada de Vogue o Harper’s Bazaar.

img_2209

Multifacética, andrógina y siempre llamativa paseó por las pasarelas más importantes haciendo alarde de una fortaleza que, sin duda, ha debido ser puntal y sustento en los momentos más duros.

img_2210

Las redes sociales se han hecho eco de la triste noticia con numerosos mensajes de cariño y que dejan constancia de la enorme cantidad de amigos que Bimba fue acumulando en las mil facetas de su vida. Emotivo fue el mensaje de su tío Miguel: “Buen viaje Bimba, mi cómplice, mi compañera, mi amor, mi hija querida. Guíame.” Y es que, si por alguna circunstancia alguien se ha permitido hacer comentarios negativos al conocer su muerte, estoy segura de que solo sus conciencias se ocuparán de reprender semejante falta de sensibilidad.

“Bimba” traducido del italiano puede significar “niña”. Y como tal la vimos cuando reconocía que el cáncer ganaba batallas dentro de su cuerpo. Una niña que necesita de ese empujón para seguir adelante, esa niña que, a pesar de luchar para levantarse tras una caída de la bicicleta, mira con ojos suplicantes a sus mayores. Así la vimos. Luchando, expectante, inocente. Ha sido una luchadora positiva que reconocía públicamente que “hablar de metástasis da más miedo que el cáncer”. Estoy segura de que esta mujer única y singular, aprovechará ese viaje a ese “lugar” que su tío Miguel Bosé desconoce, pero que yo apostaría jugará un papel importante en la sensibilización de esa imperiosa necesidad de seguir investigando contra el cáncer.

Si su imagen sorprendente y conocida ha conseguido un pensamiento, una ayuda, un apoyo contra este mal de nuestro tiempo, bienvenida sea su intensa, aunque corta vida.

Adiós Bimba.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here