La mejor versión de ti mismo

30

-Zapatos de Zara (39.95 €) 
-Blusa de mango (19.90 €) 
-Tres meses de seguridad en ti misma… (no tiene precio) 


Definir la autoestima como la capacidad que tiene el ser humano para valorarse, aceptarse y respetarse a sí mismo, con virtudes y defectos es, quizás, un poco limitado para la complejidad que el término lleva implícita. 

A día de hoy, vivimos inmersos en una época caracterizada por una sociedad  poliedrica y compleja. Una sociedad que nos impone la durísima tiranía de la imagen, con unos cánones de belleza perfeccionistas y con un criterio que pueden resultar fácilmente criticables, pero que, aún así, nos subyuga a continuas exigencias que nuestro físico no nos ofrece gratuitamente. 

Ser guapo o guapa con 18 años recién estrenados es jugar con ventaja… me repito mientras observo a Laura que se acicala para reencontrarse con sus amigos después del estío.

Está bien, intentaré limitarme a analizar el outfit elegido sin faltar a la objetividad: Camiseta rosa, pantalón corto y roto, (adquirido en las últimas rebajas de Mango (19.90€)), y unos zapatos (39.90€). que si no fueran por ser trendy, estoy segura de que esas suelas de plataforma blanca y esas tiras de piel plateada parecerían complementos de un futuro y lejano traje del espacio.

En conjunto: correcta. Pero Laura resplandece porque ha encontrado la mejor versión de sí misma. 

La mejor versión de sí misma no se basa en los pantalones que mejor tipo le hacen, ni en el peinado que más favorece a su rostro. Ella se ha encontrado con lo mejor  de sí misma en tres escasos meses. 

Hace aún pocos días que terminó sus estudios de bachillerato, aprobó con magnífica nota la prueba de selectividad y decidió abrir, cual caja de Pandora, el mejor verano en su vida. 

Decidió vivir la juventud alegremente en la costa portuguesa fusionando el día y la noche y otra vez el día, en una playa bajo los acordes de una guitarra cual anuncio de Estrella Damm, hacer el camino de Santiago con esa mochila que te enseñe a llevar sólo lo imprescindible para rodearte de la naturaleza y que nada superfluo te distraiga de lo bello y lo auténtico, (y en la que por supuesto no estaban invitados los zapatos plateados). Decidió fundirse en la magia de las islas Cíes y contar sus estrellas. Salir, entrar y salir otra vez para conocer más jóvenes, para re-conocerse en ellos y tener la experiencia vital de una buena conversación. Una buena conversación que forja el carácter y la propia autoestima y que completa la carga genética. Una buena conversación que, estoy segura, la hará mucho más guapa, que cualquier otro accesorio. Y esto, creedme, no tiene precio.

Laura sonríe porque tiene una vida por estrenar, al igual que el conjunto elegido para esta noche.

Y yo tengo la creencia de que no hay nadie mejor que la versión óptima de una misma. Y es que, hay personas que cuando llegan cualquier lugar deslumbran por su apariencia, pero aún así, yo seguiré adorando y defendiendo a todas aquellas que se adornan de esas virtudes morales que consiguen que con su llegada alumbren. 

Poco valor tiene el modelito elegido, la apariencia física o incluso los condicionamientos genéticos que nos definen, si nuestra mente no sabe valorar esa particular individualidad que la naturaleza nos regala. Somos únicos y valemos mucho más de lo que a veces nosotros mismos intuimos, y por supuesto, mucho más que los 59.80€ del look elegido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here