Pues sí, tendremos presupuestos… ¿A qué precio?


Y nunca mejor dicho, porque el trapicheo ha sido digno del mejor mercader. No sé a cómo andará el precio de un voto afirmativo, pero lo que sí está claro es que ha salido muy caro para los españoles y muy barato para el Gobierno. Claro que para que te salga barato un asunto de cesiones de tal calibre hay que tener mucha sangre fía o, simplemente, ser un mero caradura.

Mientras tanto, el vicepresidente segundo del gobierno ha conseguido formar una coalición dentro de la coalición, es decir, se ha aliado con unos partidos afines que lo único que buscan es la desmembración de España. Nuestro país les importa poco y sólo se dejan llevar por egoístas políticas localistas.

“Ah, las palomas de Venus son diez veces más veloces en sellar un pacto de amor que en cumplir las promesas de fidelidad.” El mercader de Venecia. William Shakespeare

Para conseguir los votos del PNV se les da el cuartel de Loyola, que quince días antes la ministra de defensa se había negado a entregar. Aquí en Córdoba todavía estamos lidiando para obtener Caballerizas Reales, pero claro… no somos vascos. También obtendrán más inversiones en infraestructuras e investigación… Teniendo en cuenta que, debido al llamado cupo vasco, Euskadi recibe del Estado más dinero del que aporta, no está nada mal el negocio.

Con Bildu, leales compañeros de viaje de Podemos, el negocio ha ido por otro lado, pues los pupilos de Otegi lo que han pedido es el acercamiento de los presos de ETA. Y ya está concedido. Marlaska lo justifica, aunque…

“¡No sé; pero hay algo

que explicar no puedo,

algo que repugna

aunque es fuerza hacerlo,

el dejar tan tristes,

tan solos, los muertos!”

Qué solos se quedan los muertos. G. A. Bécquer

 

Al PDECat, cuyos votos ya no eran necesarios, se le cede los fondos de Rodalies, cercanías, fondos para la Universitat Oberta y, por supuesto… más inversiones.

JxCat, partido del vividor Puigdemont, piensa que es poco. Y que se puede completar con el indulto de los presos o con la reforma del código penal para ver si la sedición se matiza, cosa que ya ha hecho Pablo Iglesias, perejil en todas las salsas, que ha demandado que sólo se considere el delito secesión cuando hay armas por medio. Plata o plomo.

Esquerra se ha visto protagonista y lo ha aprovechado. Rufián, apabullante divo catalán digno de “el Paralelo”, se contonea una y otra vez tras el atril para anunciar lo sacado al gobierno de Sánchez. La verdad es que tiene motivos. Como dice Aragonés es “la cantidad más grande que ha recibido Cataluña del estado en este siglo”. A parte de la cuantiosa inversión que se realizará, también ha conseguido la participación de la Generalitat en el reparto de fondos europeos y cesiones para la gestión del ingreso mínimo vital y becas. Pero sin duda la medida estrella es la subida de impuestos en Madrid, sí en Madrid. Consideran los republicanos catalanes que Madrid hace “dumping fiscal” y que son desleales. Por mí que piensen lo quieran, pero el problema es que el gobierno sociópata lo ha asumido como argumentario propio y no se amilanan a la hora de proclamar la injusticia de Madrid a los cuatro vientos.

Así pues, los catalanes no salen mal parados de este mercadeo.

“Todo se vende este día,

Todo el dinero lo iguala;

La corte vende su gala,

La guerra su valentía;

Hasta la sabiduría

Vende la Universidad,

¡Verdad!”

Dineros son calidad. Luis de Góngora

Más País, o sea Errejón, pide la jornada laboral de cuatro días… ya son cuatro más de las que él trabajaba con su beca en Málaga.

Y Teruel también existe a costa de cinco millones de euros añadidos.

Nada es gratis, pero… “Dios mira las manos limpias, no las llenas”. Publio Siro

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here