Padre Custodio Ballester


He leído esta semana que el Padre Ballester ha sido acusado de delito de odio por denunciar los excesos del islamismo radical, y dice que no se arrepiente, y hace bien en no hacerlo. Estamos en un momento en que parece que tenemos que pedir perdón por casi todo: hay quienes se arrodillan ante cualquier afroamericano y le suplican indulgencia; los hay que quieren que pidamos clemencia por haber descubierto América, …. Todo es un sinsentido.

Padre, como usted, yo sólo me arrodillo ante el Santísimo.

Tenemos que aguantar diariamente a la progresía dominante que nos quiere reinventar la vida. Clases de religión no, pero de la católica, que la de la musulmana ya se está impartiendo en colegios públicos catalanes. Hay que ver qué costumbre más extraña la de la Iglesia con lo de la vigilia de los viernes, pero Podemos, ese partido que se está poniendo morado, si quiere que no se coma carne los lunes, es por nuestro bien… subirá la ingesta de chuletas los lunes, al tiempo. Y hasta la historia es revisable, controlable y manipulable. Seguro que es para que vivamos mejor.

El gobierno parece tener fijación con los católicos y no duda en mover todas sus filiales mediáticas para atacar a la religión, la religión católica, haciendo gala de un laicismo radical que quiere hacer que la nueva normalidad sea una constante beligerancia contra la Iglesia, de hecho, ha financiado campañas contra la islamofobia mientras trata de controlar a los cristianos a base de decreto. Libertad religiosa… depende. Y de la enseñanza concertada ni hablamos.

Los cristianos siempre han sido perseguidos, pero es ahora en pleno siglo XXI cuando sorprende que los ataques estén siendo tan virulentos. Se pueden consultar los informes de cristianofobia que se hacen en diferentes países para ver los constantes y numerosos ataques, ya que, como es de esperar, la mayor parte no sale en los medios. En Francia en 2019 se tiene constancia de 1052 ataque cristianofóbicos, en EEUU y en algunos países del sur, se han incendiado iglesias y decapitado imágenes… siempre con la inexorable excusa de alguna protesta. En España se contabilizaron 140 ataques contra los cristianos, siendo muy elevado y cada vez más, el ataque a templos, 55 en este pasado año.

Así pues, si cualquier cómico o aspirante insulta a los cristianos o a la religión que mayoritariamente se profesa en nuestro país, no lo olvidemos, se considera que es libertad de expresión, pero si un sacerdote escribe, acertadamente, un artículo en el que opina sobre el diálogo con radicales es un delito de odio. Doble rasero a la hora de medir, creo. Y al Padre Custodio, lo cita como ejemplo de intransigencia una fiscal de Málaga alegando “odio clerical e intolerancia”, pero sólo extrayendo los párrafos que le interesaban del artículo del sacerdote cuestionado…. El islam es muy tolerante…

Pues ya está todo dicho: el Padre Custodio Ballester siempre en mi equipo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here