El origen de la devoción a Nuestro Padre Jesús Nazareno Rescatado


Rescatado
Imágenes de la salida extraordinaria de la hermandad del Rescatado por su 75 aniversario./Foto: Jesús Caparrós

Cada ciudad o pueblo de nuestra región, cuenta con una devoción particular, que demuestra que la Fe puede ser llevada a distintos lugares a través de una imagen. En Córdoba tenemos el caso de la veneración a Nuestro Padre Jesús Nazareno Rescatado, una advocación envuelta en una historia de salvación.

Su origen, no se encuentra dentro de nuestra capital, ya que tenemos que trasladarnos hasta tierras norteafricanas para poder entenderlo. En pleno siglo XVII, el rey Felipe III conquistó el castillo de San Miguel de Ultramar, en Mámora, pero en 1681 Muley Ismael, rey de Marruecos reconquistó toda esa zona, ganando a las tropas españolas, tomando como botín a cientos de prisioneros y una veintena de imágenes sagradas que se encontraban en este lugar debido a que antes pertenecía al territorio español, siendo una de las imágenes que se encontraban secuestradas la de Jesús de Medinaceli.

Justo en ese mismo año, se organizó la decimocuarta redención de los Trinitarios Descalzos, contactando el hermano fray Pedro de los Ángeles con el rey para comentarle la situación que había, llegando al final a un acuerdo monetario, en el que el propio fraile se ofreció como rehén para ser quemado por los Padres Redentores si no llegaba a cumplirse dicho contrato. De esta forma, en enero de 1682 se consiguió rescatar a 211 prisioneros y a 17 imágenes que estaban retenidas en estas tierras. Dichas imágenes sagradas fueron trasladadas a Sevilla, y algunas a Madrid, en donde se realizó la llamada “Procesión de los cautivos” en la cual se imponía el escapulario trinitario a todas las personas que fueron salvadas. Este escapulario fue impuesto de igual manera a la imagen del Cautivo Rescatado, ya que los trinitarios decidieron quedarse con él para rendirle culto como símbolo de salvación de la orden trinitaria.

Lo más importante de este hecho histórico fue la rápida propagación que tuvo esta advocación de Jesús Nazareno Rescatado por toda España, fundando incluso la primera cofradía con esta imagen en 1710 en Madrid. Córdoba, tuvo el privilegio de contar, tan sólo tres años después, con una imagen sagrada con esta iconografía. Así, la talla de Nuestro Padre Jesús Nazareno Rescatado fue encargada por el fraile trinitario Fray Cristóbal de San Juan de Mata al imaginero Fernando Díaz de Pacheco en 1713. Es una talla en la que Cristo aparece de pie con las manos atadas hacia adelante, con corona de espinas, túnica talar morada, expresión dramática y que llama al pietismo. Iconográficamente representa a Jesús Cautivo o Preso preparado para su camino hacia el Calvario, tras haber sufrido ya las humillaciones y la presentación al pueblo en el pretorio, por ello es común también denominarla como Nazareno.

En el sentido tradicional, cada primer viernes de marzo el Rescatado es presentado en devoto besapies, al que acuden multitud de cordobeses, demostrando que nuestras devociones locales siguen vigentes con el paso de los años.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here