La Soledad de María


María Santísima en su Soledad./Foto: Jesús Caparrós

Contexto artístico de la iconografía

Una de las representaciones iconográficas de la Virgen María más vistas, y que están relacionadas con la Pasión de su hijo, es el de la soledad. María se encuentra sola tras la muerte de su hijo, y los textos la ubican en una especie de habitación que estaba cercana al sepulcro, donde con gran pena estaba asumida en su tristeza por haber perdido a lo más importante de su vida. Este tipo de iconografía es muy destacada en tierras españolas, ya que en el extranjero no era tan común ver esta representación, aunque en Andalucía es donde más peso se le da al papel de María como Madre de Dios, dejándonos ver estampas muy bellas relacionadas con su vida, y por supuesto, con este momento en concreto.

Dentro del arte, la soledad de María ha sido representada tanto en pintura como en escultura, e incluso en relieves, dando un protagonismo esencial al sentimiento de la Virgen ante un momento tan doloroso. La Virgen de la Soledad aparece representada sola ante el Calvario, aunque suele portar en sus manos atributos de la Pasión de Cristo como los clavos, el sudario o la corona de espinas, mientras que Ella observa ensimismada esos objetos que porta, como símbolo del sufrimiento de su propio hijo, siendo o único que le queda de él. Por tanto la característica principal de este tipo de representación es la desolación de María ante su soledad, la cual, como se ha nombrado anteriormente, estuvo esperando en un aposento cercano al sepulcro, donde con posterioridad se creó la capilla denominada “Statio Mariae”. Es una iconografía cargada de simbolismo y emoción, donde con una sola imagen se hacer ver al espectador el dolor acentuado en el rostro y expresión de la Virgen.

Con la llegada del siglo XVI, los artistas empezaron a distribuir aún más este tipo iconográfico, que tenía sus antecedentes en los grabados flamencos y que con el paso del tiempo fueron llegando a España. De esta forma, la misma nobleza se interesó por la iconografía de la Virgen de la Soledad, destacando en este sentido el papel de Isabel de Valois, tercera esposa del monarca Felipe II. Relacionado con esto, la reina Isabel le encargó al escultor Gaspar Becerra la que se conoce como la primera imagen escultórica que representa a la Virgen en su Soledad en nuestro país. Esta talla fue ataviada desde el primer momento con ropajes y telas enlutadas, pero dándole una distinción social, es decir, la Virgen fue vestida de luto a la manera de las mujeres de la nobleza de la época, con el rostro enmarcado por un manto negro y tocado blanco, enriquecida con algún collar, para darle una distinción especial. Aunque también este tipo de vestimenta recordaba a los ropajes de las monjas de la época. Esta primera imagen tiene las manos entrelazadas en actitud de oración y la mirada caída, siendo una joya dentro de la imaginería mariana.

Pero dentro de esto, nos podemos encontrar algunas variantes, ya que aunque la Virgen aparezca con esta iconografía, puede que algunas ocasiones vaya acompañada del discípulo amado, siendo en Juan donde descarga toda su tristeza. A este tipo iconográfico se le conoce con el de la Sacra Conversación. Pero también se puede ver acompañada a María por Juan, junto a María Magdalena formando un grupo de tres, las tres personas más cercanas a Cristo durante su Pasión, denominándose esto el Duelo. Con lo que se refiere a la pintura, la Virgen de la Soledad Puede ir acompañada por un coro celestial de ángeles que la están resguardando y protegiendo de ese sentimiento profundo de tristeza, y por supuesto, de nuevo con la compañía de discípulo predilecto. Dentro del arte cordobés se puede destacar, en este sentido, un relieve de la sillería de coro de la catedral cordobesa, de Pedro Duque Cornejo, donde aparece la Virgen de la Soledad, ataviada a la manera explicada antes, siendo flanqueada por dos ángeles que sostienen atributos pasionarios, mientras la figura de un hombre parece estar preparando el lugar, dando a entender que se encuentra en la famosa capilla donde La Virgen veló el cuerpo de su hijo, cercano al sepulcro.

Advocaciones de la Soledad en Córdoba

Dentro de la Semana Santa cordobesa nos encontramos con varias imágenes marianas que en su advocación se aprecia este título, el de Soledad, y que han supuesto una gran importancia en el marco devocional y artístico de nuestra ciudad. Una de las tallas de esta iconografía más antiguas la tenemos en la conocida Iglesia Hospital de Jesús Nazareno, donde Nuestra Señora de la Soledad llegó a la hermandad homónima con la iglesia, en 1698, gracias a la donación de Don Gome Fernández de Córdoba y Figueroa. Esta imagen, aunque tiene la doble advocación compartida de los Dolores, se nos representa con la típica iconografía de la Soledad, ya que en sus manos porta una corona de espinas, haciendo clara alusión sobre la veneración de estas reliquias en recuero de los últimos momento de su hijo. Esta talla anónima, tiene un rostro de profunda tristeza del que caen algunas lágrimas, con la mirada perdida, el entrecejo fruncido y la boca entreabierta, destacando la peculiaridad del dolor acentuado.

Dentro de la Semana Santa cordobesa, hay otras imágenes de la Soledad que si procesionan y que ponen en la calle la expresividad llevada al arte. Es el caso de la titular mariana de la Hermandad del Caído, Nuestra Señora del Mayor Dolor en su Soledad, la cual data de la segunda mitad del siglo XVIII y que su autoría aun despierta mucho interés, ya que debido a que se encontraba en un estado poco bueno, se le realizó un nuevo aspecto, que se aleja de los cánones barrocos, debido a que es una imagen con empaque y algo más de volumen que otras. Su advocación de Soledad es representada en el atuendo de cada Jueves Santo, ya que procesiona con manto y saya negra.

Pero sin duda, la imagen que corresponde tal cual a esta advocación es la que pertenece a la Hermandad de la Soledad del barrio de Santiago. Una virgen realizada por el sevillano Luis Álvarez Duarte en 1975, y que su puesta en escena en la calle es una de las más impresionantes por la carga emocional que transmite. La Virgen se encuentra en su paso procesional sola, teniendo detrás de ella la cruz vacía de la que pende el sudario, mientras tanto, en sus manos porta dos atributos de la Pasión, como son la corona de espinas y los clavos. Con respecto al rostro, caen dos lágrimas, un dolor totalmente abatido, es imposible más tristeza en su rostro, lágrimas que simbolizan la pérdida de fuerzas incluso, de agotamiento, de no poder más con lo vivido. Sin duda, una de las vírgenes que más llegan al fiel por todo lo que desprende.

Por último, tenemos que nombrar la imagen mariana titular de la Hermandad del Santo Sepulcro, Nuestra Señora del Desconsuelo en su Soledad. Se trata de otra talla del artista Álvarez Duarte, que en este caso la realizó en 1977. Tanto en su paso procesional como en el altar que tiene en la Iglesia de la Compañía, está acompañada por San Juan Evangelista y María Magdalena, ambas tallas del imaginero cordobés Miguel Ángel González Jurado, que fueron estrenadas en el año 1995. Con este aspecto se puede apreciar que también corresponde a esa evolución de la icnografía de la Soledad donde María es acompañada en su dolor por estas dos figuras evangélicas. En este caso, la Virgen tiene un rostro sereno, con una mirada perdida, y a su vez porta en sus manos el sudario y la corona de espinas. María mira estos atributos con gran pena, mientras San Juan aparece en gesto de apoyo a ella, levemente girado; mientras tanto María Magdalena porta en sus manos un tarro de esencias, haciendo alusión a su trabajo como mirófora, siendo una de las últimas personas que también estuvo al lado del Señor. De esta forma, se aprecia el papel de María como luchadora ante el sufrimiento de su hijo, estando hasta el final, sin importarle el dolor que haya sentido.

Bibliografía

– Moreno Cuadro, F.: La Pasión de la Virgen, Publicaciones Obra Social y Cultural Cajasur, Córdoba, 1994.
– Reau. L.: Iconografía del arte cristiano, T. 3, ed. del Serbal, Barcelona, 2000.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here