¿La segunda pa´cuándo?


En los demás países donde se suspende la inoculación de esta segunda dosis se toma inmediatamente una decisión sobre qué hacer

andalucía fsie Vacuna de AstraZeneca./Foto: LVC
Vacuna de AstraZeneca./Foto: LVC
whatsapp image 2021 02 27 at 114859
Proceso de vacunación en Vistalegre./FotoJesús Caparrós

Lo del lío que ha montado el gobierno con la vacuna de AstraZeneca no tiene nombre aunque si tiene apellidos: los de un gobierno incompetente incapaz de tomar decisiones que no sean puramente políticas, en el estricto sentido de la palabra, y con la vista puesta en el voto y en mantenerse en La Moncloa.

Llegó la vacuna de esta marca a España y la población a la que iba destinada era la que tenía una edad comprendida entre los 18 y los 55 años, para luego ampliarla hasta 60, empezando por colectivos en activo con una función esencial para la sociedad como Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, Emergencias y Fuerzas Armadas y Docente de educación infantil, especial primaria y secundaria.

Una vez que a dos millones de estos españoles se le había inoculado la primera dosis de AstraZeneca, surge una polémica de la que ya he reflexionado en este blog, absolutamente absurda en base a sus estadísticas, que paraliza la vacunación de este grupo de personas tan esencial, que para ellos se había programado su vacunación con anterioridad al criterio de la edad, y de toda inoculación con esta vacuna, hasta que perdidos unos maravillosos días se da la respuesta esperada: las contraindicaciones son tan ínfimas comparadas con sus beneficios que se debía seguir vacunando con ella.

Pero ahora, de golpe y porrazo se decide que la población ideal para la AstraZeneca es para las personas de edad comprendida entre los 60 a los 69, cuando antes no debía ser suministrada a ella, y, además, en España, como en algún otro país europeo, quedaba desaconsejada para quienes, en principio iba destinada, y, como decía más arriba, ya había ¡dos millones! de personas con una primera dosis puesta.

En los demás países donde se suspende la inoculación de esta segunda dosis se toma inmediatamente una decisión sobre qué hacer: unos consideran que no hay problema en completar el ciclo con la misma vacuna; otros deciden que la segunda dosis se haga con otro tipo de vacuna, pero no se para y antes de que llegase el día del segundo pinchazo ya se sabía qué había que hacer; acertado o no, pero había una decisión adoptada. Incluso en alguno, como el Reino Unido, no se llega a suspender la vacuna, sino que apuestan por inmunizar al mayor número de personas y hasta consiguen varios días sin ninguna víctima por Covid-19

Aquí, como ya nos tiene acostumbrados este gobierno patada a seguir, vamos a esperar a ver qué hacemos, volvemos a insistir en una comisión de expertos (que no había) para tomar una decisión, pero lo cierto es que en estos días se cumple ya el plazo para la segunda dosis y la respuesta ha sido esperar otras cuatro o seis semanas para adoptar una decisión.

Yo me pregunto ¿de verdad le importamos los ciudadanos algo a este gobierno? ¿considera que somos personas? Me temo que no, últimamente pienso que para ellos sólo somos números y votantes y que las medidas que se adoptan se hacen siempre, siempre, siempre, pensando sólo y exclusivamente en el resultado electoral.

Como en el anuncio, incluso aceptando pulpo como animal de compañía, en el sentido de que sea necesario hacer ese estudio para tomar una decisión ¿se podría explicar por la “irresponsable” del Ministerio de Sanidad las consecuencias que tiene para el vacunado que sobrepase el plazo de 12 semanas? Lo mismo, los españoles somos capaces de entender, comprender y decidir sobre nuestra propia salud y tomad la decisión de lo que queremos se haga con nuestro cuerpo.

Están tan acostumbrados a subvencionarnos y a decirnos qué es lo que tenemos que hacer que se olvidan de que también somos capaces de valorar y decidir.

Espero que ahora que se va a levantar el Estado de Alarma y que ya el Sr. Sánchez, amén de no hacer nada, va a dejar de ser quien decida lo que tienen que hacer los que sí quieren gestionar la pandemia, como son las Comunidades Autónomas, entendiendo que ante la desaparición del mando único, las Consejerías de Salud actúen conforme a lo que han manifestado, y desbloqueen la situación antes de que sea tarde para dos millones de españoles que se pueden quedar en tierra de nadie.

Sin embargo no se por qué me da que se levantará el Estado de Alarma, que no se habrá adecuado la legislación sanitaria a la situación que vivimos, pero el “plasma” de la Moncloa seguirá poniendo palos en las ruedas y no tomará más decisión que aquella que le mantenga en su puesto, culpando a los demás y apareciendo, cuando la naturaleza decida arreglar la situación como el salvador de la nación y de nuestras vidas, como ya lo hizo con su habitual ego y voluntarismo cuando nos dijo que salíamos más fuertes y que habíamos vencido al virus… ¡y ya ves!

Pero, por la salud mental de esos dos millones de españoles ¿para cuándo se va a saber que pasará con su segunda dosis y las consecuencias de esta paralización?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here