En 2021 todos ricos


impuestos crop1578678855558 crop1590200869835 258117318

A nuestro “desgobierno” de la nación le encanta decir que ellos, como un Robín Hood de los impuestos, los suben o implantan nuevos a los ricos para hacer más llevadera esa presión fiscal en las clases medias y pobres. Pero no es sino otra mentira más a las que nos tienen acostumbrados, aunque para sus votantes, cualquier manifestación del Sr. Sánchez y adláteres, son el evangelio y ni siquiera se plantean una sana crítica.

Pues bien, sin ánimo de ser exhaustivo, las medidas tan “progresistas” consisten en un aumento en el I.R.P.F. de dos puntos (del 45% al 47%) para las rentas del trabajo de más de 300.000 € y de 3 puntos, hasta el 26% a las rentas de capital de más de 200.000 €. Lo que parece una medida súper agresiva frente a los ricos sólo afecta al 0,17% de los contribuyentes (unos 36.000) y un incremento de la recaudación, en el mejor de los casos de 144 millones de euros en este año; o en la reducción de un 5% de la exención para las plusvalías y dividendos generados por las filiales de grandes empresas situadas en el extranjero o el aumento de un 1% en el impuesto sobre el patrimonio, que, además está cedido a las Comunidades Autónomas que, muchas de ellas lo bonifican total o parcialmente.

En realidad son “brindis al sol” para justificar y encubrir dónde se encuentra la verdadera subida de impuestos, aquella que sí llenará las arcas del Estado.

De entrada todos los refrescos edulcorados (los que todos tomamos, solos o combinados) suben su tipo impositivo del I.V.A. del 10% al 21%, lo que implicará una subida de 11% del precio del producto para el consumidor final, con ello se espera recaudar unos 400 millones de euros.

O la subida del impuesto de matriculación en función de los gases contaminantes, aumentando la horquilla entre el mínimo y máximo de la emisión, quedando sólo exentos los que estén por debajo de 144 gramos de CO2, aumentando al 4,75% los que estén entre 144 y 192 gramos, al 9,75% los que estén entre 192 y 240 gramos y pasando al 14,5% del impuestos los generen más de 240 gramos de CO2.

O bien el incremento del 6% al 8% del tipo de gravamen sobre las primas de seguros, que afecta a las pólizas de automóviles, seguros de hogar o de responsabilidad civil, entre otros. Con este incremento la A.E.A.T prevé ingresar más de 500 millones de euros.

Así con otros impuestos, como el que se pretende imponer a los plásticos de un solo uso, con la que se busca desincentivar el uso de envases de plástico no reutilizables, cuya implantación depende de la entrada en vigor de la prevista Ley de Residuos y Suelos Contaminados para el próximo mes de julio, debiendo pagarse 0,45 € por cada kilo de este tipo de plásticos, y con ello una recaudación de 700 millones de euros; etc…

Perdón, estaba criticando la “verdad gubernamental” porque no sabía que sólo los ricos son los que toman bebidas edulcorantes, compran coches de precios asequibles o camiones y furgonetas, contratan seguros o usan bolsas de plásticos.

Creo más bien que para el gobierno, a partir de este año 2021 todos somos ricos, ya que Pedro Sánchez nunca miente, sólo cambia de opinión según conviene a las circunstancias.

Pero no siendo bastante la subida de impuestos, en un momento en el que se ha aumentado la edad de jubilación así como el periodo para el cálculo de la pensión, se reduce de 8.000 €, como tope máximo de aportación a planes de pensiones individuales con derecho a deducción en el I.R.P.F., a 2.000 €, aumentando el límite desgravable en los planes de empresa de 8.000 € a 10.000 €.

Curiosamente se reduce en 6.000 € el tope de deducción en los planes individuales, los que nos hacemos como medida de ahorro cada uno de nosotros previendo que no nos alcanzará con lo cotizado durante toda una vida para una pensión digna, y sólo se aumenta en 2.000 dicho tope para los planes de empresa. Como en los juegos de carta “la banca nunca pierde”, amén de volver a hacer recaer la responsabilidad de lo que es una obligación del Estado en la empresa privada.

Estas medidas lo que prueban (como la prueba del algodón) es que los gobiernos que sólo encuentran la solución de aumentar los ingresos mediante la subida de impuestos son gobiernos que no saben generar riqueza, pues aquellos Estados donde la riqueza es mayor los impuestos son más bajos y se recauda más, con menos presión fiscal al ciudadano.

En definitiva, este gobierno demuestra que sólo sabe explotar a la actividad privada mientras que la vilipendia, critica, maltrata y masacra. Con estas medidas acabará matando a la gallina de los huevos de oro.