Papá, ¡¡qué yo no he sido!!

88

Cada vez que escucho el mantra de este gobierno social-comunista, coreado por la patulea de subvencionados agradecidos y odiadores profesionales, de que la culpa de todo esto lo tienen los recortes en sanidad del gobierno anterior, me recuerda cuando de pequeños mis hijos en el cole era pillados en un “fechoría”, y siempre se excusaban en que lo habían hecho otros y que a ellos les había pillado por allí.

Pero no Sr. Sánchez y adláteres, no pueden escudarse en el pasado, en primer lugar porque no es cierta esa afirmación (y no voy a entrar aquí en números ya que se pueden ver en multitud de artículos y declaraciones donde se hacen las comparativas) y que, como siempre, lanzan la piedra y esconden la mano, pues acusan pero cuando se les dan los datos que les contradicen, sólo siguen acusando sin ningún argumento que refuten esos datos, simplemente porque es falsa su acusación.

Pero aún es más, Vds. llevan gobernando muchos años en algunas Comunidades Autónomas y ya casi dos años en el gobierno de la Nación, y que yo sepa no habrían hecho nada para subsanar ese defecto del que Vds. acusan al gobierno anterior. Como decía Ángela Merkel, ningún gobierno se puede excusar en la herencia recibida pues cuando se propone llegar al poder con su programa es, precisamente, para subsanar los errores del pasado, para los que según se cree se tienen mejores soluciones desde esa posición política y ya habían tenido tiempo para iniciar la reforma que reclaman. Pero la cuestión es que han dejado pasar un tiempo maravilloso, desde que tenían conocimiento de la crisis sanitaria que se avecinaba, para habernos abastecido y para haber minimizado el problema.

Discúlpeme Sr. Sánchez, toda la culpa y responsabilidad de lo que está ocurriendo recae sobre Vd. y su gobierno, sobre todo por haber actuado desde la imprevisión y sólo pensando en “modo político”, de cómo permanecer en el poder y hacer propaganda. Por mucho que les moleste que se les diga, van por detrás de las circunstancias e improvisando soluciones, así como pidiendo unidad en los restantes partidos políticos, cuando, en realidad se está pidiendo sumisión y falta de crítica.

Si se quiere unidad se ha de partir del ejemplo, y antes de dar el mitin del fin de semana con las nuevas improvisaciones, se ha de hablar y oír a quienes se les pide unidad, y se ha de ser claro y decir la verdad al dirigirse a los ciudadanos, que tienen todo el derecho del mundo a saber con lo que se encuentran, y con lo que se les avecina, para tomar sus decisiones, y no a dárselo con mentiras y por capítulos, coartando el derecho de información con ruedas de prensa teledirigidas y callando al Parlamento, salvo que, como me temo, el problema sea que no tienen ni idea de por dónde va el tema y no quieren ni pueden dar explicaciones.

Y el tema de la improvisación y del mitin semanal ya lo han llevado hasta el B.O.E., donde quedará para la posteridad esa forma de afrontar el problema y la crisis más grande que ha sufrido España desde la guerra civil y la posguerra. 

En mis más de 30 años de ejercicio profesional no había visto una disposición adicional como la decimonovena del RDL 11/2020, de 31 marzo, donde se adoptan más medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico, en donde sólo faltaría el “puedo prometer y prometo”, en donde no se acuerda nada y sólo se habla de la promesa y voluntad de agilizar las actuaciones procesales, pero ni siquiera se establecen unas bases o unos primeros criterios, sólo promesa vana, como si de un mitin se tratara..

Y la improvisación con la que se viene legislando la podemos ver en la disposición final primera del citado RDL, donde se modifica el 8/2020 de 17 de marzo de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social, nada más y nada menos que en ¡20 apartados!, vamos que casi hace falta un texto refundido. Sólo en 13 días se han tenido que rectificar las previsiones en todos esos apartados, amén de todo lo que añade el nuevo RDL ¿Nadie piensa más allá? Es la prueba empírica de se va arrastrado por el problema y no delante de él.

Espero y deseo que con un poco de humildad reconozcan algún error y se le abran los ojos a este gobierno, y que la unidad que reclama nazca desde sus propias entrañas, escuchando a todos los agentes sociales y demás partidos políticos antes de adoptar decisiones y solicitar sumisión a su voluntad y que la oposición siga haciéndola de forma fiel y constructiva, apoyando para salir de esta dura crisis, pero que no se deje (ni nos deje a los ciudadanos), silenciar, que el apoyo y el trabajo bien hecho por España no está reñido, todo lo contrario, con levantar la voz cuando se quieren pisotear los derechos de los españoles.

P.D. San Rafael protégenos de todo mal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here