¿ Quién va a querer invertir en Córdoba?

25

Como he manifestado en algunos artículos anteriores, quienes verdaderamente crean riqueza y actividad son las empresas en sus diversas fórmulas jurídicas (autónomos, sociedades, comunidades de bienes, cooperativas, …) y, por tanto, son esa economía real que ciertamente crea empleo, que dinamiza nuestros barrios, que impulsa nuestros pueblos, y que permite, a través de los impuestos que pagan, mantener los servicios públicos necesarios para nuestra sociedad.

Por tanto, desde el gobierno de una ciudad debe ayudarse a las empresas dando facilidades, teniendo unas reglas de juego claras, y respetando los compromisos adquiridos.

Pues bien, si analizamos lo ocurrido en nuestra Córdoba en el último año y medio, vemos como el camino recorrido por el gobierno municipal ha sido justo el contrario a lo indicado en el párrafo anterior. Lo resumo con tres clamorosos ejemplos.

El primero de ellos es la paralización de la Cuidad Deportiva del Córdoba Club de Fútbol en el Tablero. Con un suelo cedido y sólo pendiente de una licencia, y sin coste para las arcas municipales, el cogobierno, en una dudosa decisión, resolvió que no se hiciera. Nos quedamos sin instalaciones y con un solar baldío. Pero sobre todo, nos quedamos con que se rompe la seguridad jurídica a unos Sres. que iban a invertir unos pocos de millones de euros. ¿Creen que alguien querrá que le pase lo mismo?

El segundo ejemplo es el Centro Comercial en Rabanales 21, un magnífico espacio tecnológico necesitado de servicios para su impulso. El Consejo de Administración de R21, de forma unánime, pidió a las Administraciones que se hicieran las gestiones para autorizar esta inversión. El Ayuntamiento inició la modificación urbanística necesaria y la Junta de Andalucía se comprometió a apoyar la misma. Después, con la llegada del cogobierno, vino la parálisis del proyecto que estuvo a punto de hacer desistir a los promotores de realizarlo. Ahora, afortunadamente, parece que saldrá adelante. Pero, nuevamente hay que preguntarse ¿creen que alguien querrá que le pase lo mismo?

Y el tercero es la situación de la empresa Cosmos, que a pesar de contar con los permisos necesarios por parte de la Junta de Andalucía, está siendo objeto de una persecución sin sentido que pone en cuestión la continuidad de la cementera en nuestra ciudad. Un asunto que está ya en manos de la justicia y que vuelve a poner en jaque la necesaria tranquilidad de unos empresarios que crean riqueza y empleo en Córdoba. De nuevo la pregunta: ¿creen que alguien querrá que le pase lo mismo?

Como vemos, todos los casos anteriores tienen en común el mismo triste mensaje: no hay seguridad jurídica para el que invierte Córdoba, ni hay seriedad ni rigor en la decisiones que se toman en el Ayuntamiento de Córdoba para ayudar a las empresas. Y esto no ocurre en otras ciudades, sino justo lo contrario.

El resultado es que desde la administración local cordobesa se ha asustado a las empresas y las inversiones no llegan, y que quienes más se resienten de ello son todas aquellas personas desempleadas y más desfavorecidas que ahora podrían tener un trabajo gracias a esas actividades y, sin embargo, no lo tienen por la errónea gestión municipal. Y me pregunto, ¿es esta la cuidad que queremos? Me temo que no

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here