¿Van a la desesperada?


No entra en ninguna lógica pedir el voto, insultando a quien no te vota

Juan Espadas./Foto: PSOE
Juan Espadas./Foto: PSOE
Juan Espadas./Foto: PSOE
Juan Espadas./Foto: PSOE

La precampaña es un mundo en sí mismo y, con ferias de por medio, se convierte en un festival de trajes de gitana, de visitas institucionales y de rebujito político de saludos, abrazos y besos.

¿Van a la desesperada?

Hay quien dice, y no le falta razón, que son la maquinaria electoral más potente, pero esa mecánica va acelerada porque los augurios de los encuestadores etruscos no les son favorables. Tan es así que ya se autoproclaman como los mejores y se permiten el lujo asiático de decir que quien no les vota no tiene sentido común, pero lo que puede estar pasando es que ellos mismos lo están perdiendo mientras su rosa se les marchita, porque no entra en lógica alguna pedir el voto, insultando a quien no te vota.

Comprando discursos ajenos

Hay otros a los que los encuestadores etruscos les han dicho que el vuelo de las aves es de buitres que les van a comer hasta las siglas. Puede que venga de ahí que arremetan contra lo que llaman “ultraderecha” como sus antiguos socios en San Telmo, hasta 2018. Y esto mientras los militantes y los antiguos cargos parecen haber emprendido una diáspora sin vuelta atrás.

Dos ferias pidiendo sin pedir el voto

Lo que espera en El Arenal estos próximos días son visitas, sonrisas y muestras de lo simpáticos que somos y nos quiere la gente. Se vuelve al recinto en pleno apogeo preelectoral, pero en 2023 no será mejor, porque hay municipales.