Por esto no nos dejaban salir


Un año y medio sin procesiones no ha servido para aprender que lo extraordinario es lo infrecuente, lo extraño, lo singular, lo inusitado…

magna salir
Confluencia entre las calles San Fernando, Cardenal González y Cruz del Rastro, para ver las cofradías del Jueves Santo en Córdoba, en una imagen de archivo./Foto: Luis A. Navarro
magna salir
Confluencia entre las calles San Fernando, Cardenal González y Cruz del Rastro, para ver las cofradías del Jueves Santo en Córdoba, en una imagen de archivo./Foto: Luis A. Navarro

Le pregunta el querubín al serafín:

¿Un consejero peligroso?

No es Tom Hagen, pero sí es consigliere o eso cree cuando se toma dos paracetamoles y se viene arriba. Lo malo que para ser Ben consejero hay que dar buenos consejos y no sirve solo con ponerse como un perro de presa en las redes sociales, porque cuando muerdes te pueden morder.

¿Por esto no nos dejaban salir?

Un año y medio sin procesiones no ha servido para aprender que lo extraordinario es lo infrecuente, lo extraño, lo singular, lo inusitado… Lejos de eso se llaman extraordinarias a procesiones que va a haber casi todas las semanas, quizá por eso los cofrades fuimos los últimos en pisar la calle.

Cinco meses es mucho tiempo

Ver al Rescatado por la avenida que lleva su nombre será algo especial. Sus miles de devotos llevarán cinco meses esperando para verlo, tras su restauración y seguro que el resultado no defrauda.

¿Judas?

Había una vez un capataz que dijo ciertas frases antes de una levantá, estas se filtraron y lo pusieron más verde que la rama de un olivo. Cuando le preguntaron por aquello dijo que siempre “hay un Judas” en las cuadrillas. Lo malo es que esa figura del acervo colectivo está muy extendida entre los cofrades y algunos no necesitan ni las 30 monedas.