Procesiones del porque sí


Salir en extraordinaria es tan barato que va a haber que buscarle otro nombre a este tipo de salidas

Candelería.
Candelería.
Candelería.
Candelería.

Le pregunta el querubín al serafín:

¿Negociando el martillo?

A los mejores acuerdos se llega en los bares, hasta para prometer los martillos que no tienes. Ya sea tomando un café y se te ponga cara de mayordomo de película de miedo cuando te ofrecen lo que aun no tienen, o ya sea con una cervecita y te vengas arriba y te sientas como los reyes.

Los dimisos

No es una canción de C Tangana, pero está a la altura, tanta que a veces los dimisos dicen que se van de una cuadrilla cuando los han echado. O que se han ido de una junta cuando los han invitado a tomar la puerta de forma honorable. Pero sea como sea, alguien se ha ahorrado cambiar de capataz y a un caníbal de los martillos.

Cualquier es excusa es buena

Salir en extraordinaria es tan barato que va a haber que buscarle otro nombre a este tipo de salidas. Por ejemplo, ‘procesiones del porque sí’, porque quiero darle un paseo “al santo” y salir en las fotos y no salir de mi templo para no perder esta costumbre tan cordobesa. O habiendo salido en procesión dos tardes sentirte fuerte para merecerte el premio.

1 Comentario

  1. No se puede decir más claro, en otras ciudades salen las grandes devociones arraigadas en la ciudad y aquí dos prohermandades y una novel, de marcado carácter mediático, todas ellas desde la Catedral no vaya a ser que en sus barrios no vaya a verlos nadie y a ver a quién le van a presumir

Comments are closed.