Traiciones musicales y costaleras


Todo iba como la seda, sin curvas ni púas, hasta que una hermandad quiso cambiar de banda y le pidió precio a una y otra...

bandas traicion
Corneta./Foto: LVC
semana costalero
Costaleros./Foto: LVC

Le pregunta el querubín al serafín:

¿No había tanta unión?

Hay quien se pone rojo como un hábito cuando se lo dicen, pero se unieron para recibir las ayudas como uno solo y para no pisarse. Todo iba como la seda, sin curvas ni púas, hasta que una hermandad quiso cambiar de banda y le pidió precio a una, pero llego otra y le bajo el precio para que la otra se cayera ¿No había tanta unión?

¿Ultimátum y traición?

Un martillo vale más que un puesto en junta de gobierno para muchos, pero cuando te enseñan la puerta magna de salida, el puesto es como ganar la Copa del Rey en un año en que perdiste La Liga, sabe a gloria. El otro problema es que cuando se te acaba la necesidad de que te traigan gente para llenar el paso no llames a quienes te surtieron para decir que se acabó y hagas como si no existieran y dejes de mirar el WhatsApp para que no te vean en línea.

¿Qué harán?

Si preguntas al que sabe y no te responde es porque con su silencio evita mentirte. Si preguntas al que no sabe, cualquier respuesta carece de malicia porque la ignorancia es libre, como el miedo a no cobrar la subvención. Ahora, se avecina asamblea y todos hablarán y seguramente preguntarán, solo falta que al que sabe las respuestas se le pregunte y quiera contestar.

Los alegres y los tristes

Hay bandas que aunque toquen a una Gloria parecen sentirse en un funeral. Tocan marchas de hospital, que no te ponen contento ni aunque lleves dos años esperando escuchar una marcha en la calle. Otras, en cambio, suenan mejor que se fueron y saben adaptar el repertorio, con estrella, a lo que se les pide. 

6 Comentarios

  1. ¡Madre mía!!!!!! Me gusta este periódico, lo considero serio. Pero de repente he leído este artículo y me ha dejado perplejo.
    El estilo , la redacción y la forma de escribir de este articulista deja mucho que desear, además de desordenado y a impulsos. Sinceramente por un momento he pensado que estaba leyendo la revista semana o diez minutos.
    Ya más concretamente, los gustos musicales son diversos y hasta respetables. En este sentido el que ha escrito el artículo ha quedado retratado y me alegro.
    Mi pregunta … ¿de donde ha salido ?

    • Lo escribe Blas Jesús Muñoz, solo basta con ver su estilo: faltas de ortografía, falta de criterio objetivo, nulo conocimiento sobre las circunstancias que narra o cree conocer (al respecto de la unión de bandas), serios problemas para hilar argumentos con sentido.
      En fin, bazofia heredada de su paso por Gente de Guerra. Ya mismo está en Telecinco, hasta tiene cierto parecido a Jorge Javier Vázquez el personajillo.

  2. Me gustaría dejar claro que cada uno es libre de opinar, y sobre gustos no hay nada escrito, pero no me explota la cabeza en este sentido.
    Este hombrecillo, fiel a su estilo, se sirve de una polémica y un cierto odio que sólo existe en la mente de algunos catetos a los que les deseo sean capaces de salir de ese agujero acomplejado para empezar a trabajar con hechos y se dejen de estupideces.
    A mí este personaje siempre me ha dado mucha pereza, simplemente con no leer sus artículos ni escuchar las tonterías que dice me basta, pero esto me toca la moral porque hiere a una institución que nunca le ha hecho nada y sin ser objetivo narra historias fantaseadas llenas de odio, sirviéndose de un medio cristiano.
    Yo no sé qué más aprendiste en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas además de saber arrodillarte con arte para que no te duela tanto, fiera.
    La banda de La Esperanza sufre este ataque solo por ser diferente, por tener un estilo propio. Ya está bien hombre.
    Como he dicho, paso de leer las tonterías que escribes, y por suerte o desgracia ya te has descubierto con tal de ganar algo de visitas, ya que es la única forma que tienes de llamar la atención. Me recuerda a la última vez que hiciste el tonto con la polémica inventada a tu parecer entre Varela y Rafael de Rueda, en aquella ocasión también te llamé “El Sálvame Cofrade”.

    Te compadezco porque no te aguantas ni tu mismo.

  3. Solo rezo al altísimo para que perdone todos nuestro pecados, si entre los cofrades de Córdoba no nos apoyamos, que será de nosotros reina madre, me quite de costalero por lo mismo
    … ya tenemos bastante con estar siempre en el punto de mira….padre nuestro que estás en los cielos……perdonas nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden

Comments are closed.