¿Cambio de capataces?


Si un capataz puede verse de agente doble, a otro quieren hacerle el truco más viejo

Llamador de la Caridad del Baratillo./Foto: Hermandad del Baratillo

Le pregunta el querubín al serafín:

¿Capataz o agente doble?

Hay decisiones que llegan como un parto. Tardan, pero se llegan a tomar. Son un tormento y entristecen, porque lo que se prometió luego no fue y lo que se dijo como seguro, luego se olvidó. Por eso sus martillos corren serio peligro y el capataz corre el riesgo de convertirse en agente doble, que traducido es segundo de otro.

¿Un conciertazo?

Hay actos que dan más que hablar que una tertulia de sobremesa. Noticias que llegan como una losa en forma de concierto. Su sinfonía suena a despedida y luego alguien pregunta y quien despidió ni siquiera sabía que lo había hecho..

¿Las barbas del vecino?

Cuando las barbas de tu vecino veas cortar pon las tuyas a remojar, dice el refrán. Y si un capataz puede verse de agente doble, a otro quieren hacerle el truco más viejo -bueno y eficaz- del mundo. Cuando pasen las elecciones se verá, pero ya se susurra que un capataz se las van a cortar, mientras otro se las está peinando.