¿Dónde está el jefe?


jefe
Detalle de un nazareno./Foto: LVC
empedrado capuchinos pereza
Empedrado de la plaza de Capuchinos. /Foto: LVC

Le pregunta el querubín al serafín

¿Por qué no le guardaron el sitio?

Llegaron al acto y se quedaron sin silla. Con el coronavirus hasta las han quitado para evitar contagios. Preguntaron por qué no tenían su sitio guardado, como siempre s ha hecho. Y la respuesta, como casi todas en estos tiempos pandémicos, fue que por protocolo si no confirmas no sales en la foto, seas quien seas y tengas los años que tengas.

¿Dónde está el jefe?

Un buen jefe no se va a la francesa, sin decirlo. Y un buen jefe no deja que otro sea el jefe sin que la gente sepa que hay nuevo jefe, que no es tan nuevo ni tan joven. Pero los sucesos pasan como pasan y ahora nadie sabe si está o no está. Y quién es el jefe.

¿La lloran quienes no la querían?

Hace años hubo un cisma cofrade, peor que el de Oriente. En la hermandad se conocen por lo que quieren a papá y los que quieren a mamá, que son estos últimos los débiles. Pero ahora los que no la querían lloran porque no la pueden ver por esas calles de Córdoba, por esas esquinitas, con sus marchas y sus cosas. Nunca es tarde para amar.