Desde la almena


Hace tiempo comenzaba mis artículos con la frase…Querida Alcaldesa.
Permítanme que a partir de ahora lo sustituya simplemente por…Señora
Ustedes, los ediles de la izquierda casposa, pretenden sustituir los nombres de algunas calles de la ciudad, aduciendo su relación con el franquismo. No explicaré, porque es de todos conocido, que esa relación es falsa, aunque sólo sea por las fechas en las que esos ilustres personajes desarrollaron su actividad. Pero sí debo decir, que cualquiera de ellos hizo más por esta ciudad antes de tomar café por la mañana de lo que ustedes harán jamás.
Afortunadamente, el pueblo soberano, al que ustedes toman por imbécil, sabe muy bien lo que debe hacer y esas calles seguirán llamándose por su actual nombre, aunque eso sea para ustedes una astilla bajo la uña. Ya está bien de tomarnos el pelo.
Ustedes han demostrado sobradamente su incompetencia, su incapacidad para evolucionar, su odio, su rencor hacia todo aquello que no cumpla con su trasnochada ideología. Y pronto, intentarán sustituir los nombres del Rescatado, Padres de Gracia, Cristo de los Faroles, Los Dolores, Capuchinos, San Hipólito, La Trinidad, o el Puente de San Rafael y tantos otros nombres otorgados por el pueblo a lo largo de siglos, por el nombre de algún dictadorzuelo del Régimen comunista, con amplio historial de exterminio a las espaldas.
No señores, ustedes no mandan en el pueblo, ni siquiera cuando usan la violencia. Porque al final, el pueblo es inteligente y distingue con sus calles a cualquier persona o entidad, de cualquier ideología, que haya demostrado su capacidad de trabajo y sacrificio por su ciudad o los símbolos que le transmiten paz a lo largo de su existencia.
Algo que ustedes jamás conseguirán, porque además de llevar a esta ciudad al mayor abismo que hemos conocido en democracia, ya sabemos que gobiernan con la vesícula biliar y no con el cerebro… si lo poseen.
Córdoba, por pura dignidad!!, no puede quedarse al margen de este ataque furibundo a nuestra memoria, porque muchas de las personas que hoy ustedes quieren relegar al olvido, tuvieron mucho que ver en el desarrollo y la proyección de futuro de nuestra ciudad. Todo lo contrario a lo que han hecho ustedes a lo largo de la historia, que sólo han sido capaces de mostrarle su desprecio y en el peor de los casos han sido los causantes de la destrucción de su patrimonio y de su futuro
Señores y señoras del gobierno municipal, hay algunas cosas como trabajo, respeto y cultura, que ya sabemos que no está en su diccionario ideológico, pero que deberían tener en cuenta a la hora de gobernar una ciudad con más de veinte siglos a las espaldas y que sabemos que, aunque costará trabajo, sobrevivirá a su nefasta gestión. Y deben estar seguros de que alguien, algún día, conmemorará su paso por ella con un espacio que diga: Muladar del Ayuntamiento del 2015.