¿Realmente vivimos en España en una sociedad capitalista?


El capitalismo depende del ahorro, no del consumo

Estamos tan habituados a escuchar la palabra capitalismo que ya hasta nos hemos familiarizado con ella, pero, ¿Qué significa? ¿Qué engloba este término? ¿Es tan malvado y ruinoso para la sociedad como cuentan? ¿Podemos afirmar de forma segura y veraz que vivimos en un país puramente capitalista? A lo largo del artículo vamos a ir despejando todas las incógnitas. Sin más dilación, comenzamos.

Otoño de 1989, concretamente 9 de noviembre, Berlín, cae el famoso Muro de Berlín que simbolizaba a la perfección el Telón de Acero que separaba a los alemanes y al resto de europeos desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Tras la caída, el viejo continente se vio inmerso en un período de profunda reflexión porque había llegado el fin de la Guerra Fría, había llegado el fin de un modelo económico-social caduco que había asolado allí por donde pasó; el Socialismo. Todo el continente prácticamente, de la mano de EEUU, abrazó el sistema económico triunfante, el Capitalismo. ¿Pero en que consiste?

Uno de los mayores problemas de los que adolecen nuestros juicios económicos es que tratamos de elucubrarlos a la luz de nuestra experiencia diaria. En ocasiones el resultado puede ser satisfactorio, pero en otras puede resultar bastante catastrófico. Por ejemplo, por todos es sabido que al capitalismo lo mueve el consumo; basta con darse un paseo por la calle para darse cuenta: cuando las tiendas están a rebosar, se crea empleo, y cuando están vacías, se destruye. Sencillo, ¿no? Pues no tanto. A quienes creen que el capitalismo se sustenta sobre el consumo –o incluso sobre el consumismo– debería extrañarles el étimo mismo de “capitalismo”.

Capitalismo procede de capital (esa parte de nuestro patrimonio destinada a generar riqueza para el resto de agentes de un mercado) y para amasar un capital hay que ahorrar y para ahorrar hay que restringir el consumo. ¿Qué sentido tiene entonces decir que un sistema, el capitalismo, cuya misma existencia depende de la virtud de no consumir sólo puede sobrevivir y medrar cuando se consume masivamente? Ninguno, salvo porque aquello que conocemos del capitalismo son sus expresiones más primarias y más mundanas: como productores especializados y consumidores generalistas que somos, cada semana visitamos decenas de tiendas distintas, pero muy pocos serán quienes a lo largo de toda su vida visiten decenas de centros de producción diferentes.

Volviendo a la pregunta del principio, ¿Realmente vivimos en España en una sociedad capitalista? No, No señores, en España no disfrutamos de una sociedad puramente capitalista. Muchos de vosotros os estaréis frotando los ojos al leer estas líneas o simplemente os haya explotado la cabeza ya, pero si, es así, España no es un país puramente capitalista ni de lejos (puesto 39/100). Desde el año 1995 se utiliza un índice para medir la libertad económica de un país a través de 12 variables que son;

  1. Efectividad judicial 65,4/100
  2. Integridad del gobierno 70,3/100
  3. Carga fiscal 61,7/100
  4. Salud fiscal 69,8/100
  5. Libertad laboral 66,3/100
  6. Libertad comercial 57,9/100
  7. Libertad monetaria 83,5/100
  8. Libertad de comercio 84/100
  9. Libertad financiera 70/100
  10. Libertad de inversión 85/100
  11. Gasto del gobierno 48,1/100
  12. Derechos de propiedad 76,4/100                                                                                                                                                                                                                        Fuente: Heritage Foundation, Index of Economic 2021, Spain

El índice hace un computo general con la suma de las distintas puntuaciones de estas variables, y según sea tu puntuación estás dentro de una categoría u otra y esas categorías son las siguientes;

1.- 80-100 Libre                                        

2.- 79.9-70 Mayoritariamente libre

3.- 69.9-60 Moderadamente libre

4.- 59.9-50 Mayoritariamente no libre                 

5.- 49.9-0 Reprimido

 

En el primer y segundo subgrupo se encuentran los países más libres económicamente del mundo, los países más capitalistas del mundo: Estados Unidos, Singapur, Suiza, Alemania, Reino Unido, Canadá, Australia, Irlanda o Nueva Zelanda, que, oh sorpresa, coinciden con los países y sociedades mas ricas.

España se encuentra en el tercer subgrupo, un subgrupo liderado por “potencias económicas” del calibre de: Rumanía, Uruguay, Colombia, Croacia, Guatemala, Indonesia, Kosovo o República Dominicana entre otros.

grafico

                                         Fuente: Heritage Foundation, Index of Economic 2021, Spain.

 

El puntaje de libertad económica de España es 69,9, lo que convierte a su economía en la 39 más libre en el Índice 2021. España ocupa el puesto 24 entre los 45 países del continente europeo, y su puntuación general está por debajo de la media continental, pero por encima de la media mundial.

La economía española volvió a mantenerse sólo moderadamente libre este año. Para dar el salto a la categoría mayoritariamente libre de la que cayó hace nueve años, España necesita concentrarse en reducir el tamaño y el coste del gobierno. Si se recortaran el gasto público y el endeudamiento soberano conexo, y si se liberalizara el mercado laboral, el sector privado tendría buenas posibilidades de impulsar el crecimiento y el empleo.

El capitalismo es el sistema económico que premia al individuo que mejor sirve las necesidades del vecino, es más, si no sirve adecuadamente las necesidades que demandan los demás individuos en el mercado, nunca podrás prosperar. Los países más capitalistas y libres económicamente basan todo su crecimiento a partir del binomio ahorro-inversión con los que encontrar métodos efectivos que hagan aumentar la productividad para ser capaces de obtener mayores cotas de prosperidad y bienestar. De hecho, desde la caída del Muro de Berlín el crecimiento y desarrollo a nivel mundial ha sido exponencial, y los países más beneficiados han sido los más pobres. Han mejorado todos los indicadores de alfabetización, pobreza extrema, hambre, sanidad, acceso a bienes básicos etc… Todos los indicadores muestran lo que el capitalismo ha supuesto para nuestras sociedades, no lo digo yo, los datos están ahí, es algo completamente irrefutable. Por ejemplo, En 1990 el 36% de la población mundial se encontraban en situación de pobreza extrema y en 2019 el 8,8%.

Nunca hemos vivido como hoy, nunca hemos disfrutado de tantos años de prosperidad, libertad y bienestar como en la actualidad. Somos testigos y vivimos el mayor periodo de paz, libertad y prosperidad de la historia. Queda mucho por recorrer y hay que trabajar porque todas las personas del mundo puedan vivir con la mayor calidad de vida.

El capitalismo funciona, las políticas liberales en la economía funcionan. Recuerden, no lo digo yo, lo dicen los datos, los fríos datos. Mientras unos hablan, otros portan estadísticas.

 

Capitalismo, ahorro y trabajo duro.

 Esa es la solución, no hay más.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here