2+2 no son 22


¿Quiere estar en forma? Haga usted ejercicio, ¡basta ya de soluciones mágicas!

gym 1

A diario nos encontramos en redes sociales o internet anuncios sobre como perder peso, como tonificar nuestro cuerpo o como ponerse en forma en un periodo de tiempo determinado. Hay una infinidad de métodos y rutinas nutricionales y de ejercicio físico, las cuales sabemos que, sin constancia, sacrificio y fuerza de voluntad… Son imposibles de llevar a cabo en el plazo establecido, Y así, conseguir el objetivo marcado y deseado para con nuestro físico. Tranquilos, no, no soy nutricionista ni entrenador personal, simplemente quería hacer una analogía entre el ejercicio físico/nutrición y la economía española actualmente. Y entonces me pregunto, ¿Por qué en España pretendemos tener una economía tonificada cuando “comemos” 90.000 millones de euros más de los que adelgazamos? ¿Qué pasa que en España nos hacen una dieta que no funciona? ¿Qué no tenemos una rutina de ejercicio físico adecuada? No, no es eso. El problema de nuestro país es que desde la década de los ochenta hemos tenido al nutricionista equivocado que nos recomendaba cenar todos los días comida rápida, y un entrenador personal que al terminar cada sesión nos ponía un espejo que nos mostraba quien no éramos, nos mostraba lo que queríamos ser. Una lástima que el espejo que nos mostrara nuestra realidad, nuestra cruda realidad se llamara 2008, 2012 o 2020. Comenzamos.

Actualmente en España vivimos una situación económica y social muy dramática debido a la crisis sanitaria de la Covid-19. Todos los países de nuestro entorno están sufriendo las severas consecuencias de esta pandemia, pero, ¿Por qué nosotros estamos padeciendo mucho más que cualquier otro país vecino? ¿Por qué se han desplomado más empresas que en Estados Unidos? (Ya hemos superado las 100.000 empresas quebradas). ¿Por qué nuestra tasa de desempleo ha crecido hasta el 16,2% y la alemana solamente hasta el 4,6%? (España venía de un 13,2% y Alemania de un 3,3%, es decir, en España aumenta prácticamente el doble con respecto a Alemania).

España no esta sufriendo por la crisis, no solamente, España lleva sufriendo desde hace más de 35 años. Porque no se resuelven los problemas estructurales que necesita solventar este país, para poder tener una economía sana y tonificada. En mi opinión, estos son los problemas que España debe resolver para estar en forma, pero de verdad.

  1. Empleo y Mercado Laboral: España tiene una tasa media de paro desde 1990 de un 18%, es decir, el problema del paro no es de hoy señores. El mercado laboral español es de los más rígidos del mundo desarrollado. Un coste de contratación excesivamente costoso, indemnización por despido más elevada de Europa (¿Para que queremos una indemnización por despido tan alta, si después por culpa de eso mismo es imposible incorporarse de nuevo al mercado laboral?), una dualidad contractual absurda que en muchas ocasiones hace que prevalezcan en el mercado, no los más productivos, si no los trabajadores que es mas caro despedir. Solo nos supera un país con la tasa de paro más elevada del mundo, la todopoderosa Sudáfrica. Con 4 millones de parados, cientos de miles de empresas quebradas y ciertos sectores estratégicos muy perjudicados necesitamos flexibilizar nuestro mercado laboral para permitir que la entrada de nuevos oferentes y demandantes de empleo al propio mercado, sea un proceso mucho más acelerado y productivo, y salgamos de este agujero económico con crecimiento, creación de riqueza y generación de valor.
  1. Déficit Público: Desde 1980 España ha conseguido solamente tres años de Superávit fiscal; 2005, 2006 y 2007 (Los años de la Burbuja, una auténtica maravilla). Así es, España es un país deficitario, o eso nos quieren hacer creer. “Ingresamos 100 y gastamos 110,” desde hace más de 40 años, imagínense en que punto se encontraría su familia, o su negocio si actuaran así. Efectivamente, en la quiebra. Mientras sigamos teniendo sentados en la poltrona a burócratas que creen en las soluciones mágicas y que creen que 2+2=22 seguiremos siendo un país endeudado y deficitario. Recuerden, que no le engañen; 2+2=4, no 22.

 3.- Deuda Pública: Con lo generado en nuestro país durante un año no es suficiente para pagar la ingente cantidad de deuda pública que tenemos. España tiene actualmente un 117% de Deuda (%PIB) y… ¿Cómo hemos llegado hasta aquí?; Año 2011, España tenía unos niveles de deuda muy aceptables (60%) comparado con los países de nuestro entorno. Pero pensábamos que los kilos que habíamos cogido demás durante la burbuja podíamos eliminarlos dejando de lado los dulces un día a la semana (pequeños recortes en el gasto público, con respecto al año 2011, no 2007, con respecto a 2007 no se hicieron recortes. El recorte fue de 1,5% del gasto total, en Portugal duplicaron ese recorte, recortaron un 3% del total y aquí en España alabamos su gestión y demonizamos la nuestra, muy insuficiente). Y no, dejando de comer dulces un día a la semana no basta para reducir nuestro peso de forma que consigamos nuestro objetivo nutricional y físico. En economía es exactamente igual, ese pequeño ajuste presupuestario no bastó para corregir nuestro galopante déficit, que fue financiado con deuda que ya nadie quería comprarnos con nuestra prima de riesgo en máximos históricos, hasta que “Súper Mario” Draghi allá por el mes de Julio de 2012 en una rueda de prensa dijo; “Haré lo que haya que hacer, y créanme, será suficiente”. Señores que no los vuelvan a engañar; a España la salvo de la quiebra “Súper Mario” Draghi y el Banco Central Europeo comprando toda nuestra deuda con sus famosos “Planes de Estímulo” haciendo fluir hacia nuestro gobierno y sector financiero un gas monetario de la risa que no deja de fluir y que cuando falte, dejará de sonar la música y volveremos a echarle la culpa de nuestros males al malvado capitalismo y al salvaje mercado. Desde entonces hasta el día de hoy nuestra prima de riesgo y nuestro sector financiero esta intervenido y sostenido por el BCE, maquillando al “enfermo” para que los ciudadanos no pensemos que está muerto, porque sí, está muerto. Si el BCE dejara mañana mismo de comprar nuestra deuda, automáticamente nos encontraríamos en una situación de quiebra, de default.

4-Pensiones:  La losa más grande en estos momentos en nuestra economía son los 172.000 millones de euros que destina España a pensiones este 2021, es decir, un 39,2% del presupuesto total, una verdadera barbaridad. 500 millones de euros al día es lo que los españoles gastamos en pensiones. La esperanza de vida en España cada vez es más elevada (83,33 años), el desempleo a niveles de países tercermundistas, el agujero de la Seguridad Social es de 100.000 millones de euros y la generación del “Baby Boom” (1958-1975) ya está comenzando a jubilarse. (Generación que cuenta con los salarios per Cápita más altos, hecho que se traducirá en pensiones más cuantiosas). El sistema de reparto por el cual se organiza nuestro sistema de pensiones es efectivo, y tiene sentido, en una economía con pleno empleo (No como la nuestra) y una fecundidad de reemplazo suficiente para hacer que la pirámide poblacional no se nos “caiga encima”. Si se mantiene este sistema sin ninguna reforma estructural nos condena a recortes muy sustanciales de las pensiones, aumentos en la edad de jubilación y como no, subidas de impuestos.

Y para concluir, hemos podido ver en cada uno de los puntos que hay muchas reformas que necesita este país, pero que son totalmente impopulares, porque al igual que es costoso y doloroso ganar masa muscular en un gimnasio, que una economía crezca con unas bases sólidas, de forma estable y sana, duele y mucho. Las soluciones mágicas no existen, 2+2 no es 22 y cuando llegue el verano (futuro) y España se quite la camiseta todos podremos ver que, con pequeños ajustes estructurales, parches a modo de reforma, montarse en la ola del crecimiento económico y seguir su inercia, no sirve para lucir unos excelentes abdominales, no sirve para fortalecer la economía. Pero si sirve para una cosa, para pegar una patada hacia delante a los problemas y que al gobierno de turno que le toque, se coma el “marrón” de servir de una vez por todas a los intereses de los españoles y no los suyos, cosa que veo imposible.