Un burka, por favor


Hoy es de los días en los que a muchas mujeres nos vendría bien llevar un burka. Un burka voluntario y temporal. En ningún caso impuesto, por supuesto. Porque la verdad es que hoy, no me siento orgullosa de ser mujer. Porque las acciones, los lemas y las manifestaciones que se hacen en nuestro nombre, amparándose en el 8M, no me representan. Ni a mi, ni a millones de mujeres. #noenminombre

Basta ya por favor. Basta ya de que cada 8 de Marzo, sean mujeres las que alzan la voz pidiendo igualdad, reconociendo así en el fondo que no somos iguales. Basta ya de que los principales ataques a algunas mujeres, vengan de mujeres. Basta ya de pedir cuotas como si fuésemos un colectivo desfavorecido. Basta ya de tener que vilipendiar a los hombres para brillar nosotras. Basta ya de reclamar leyes injustas para compensar injusticias pasadas. Basta ya de perder el tiempo en polémicas estériles, de toreo de salón… que a los toros hay que cogerlos por los cuernos y afrontar los problemas –los reales- con acciones concretas y medidas correctoras. Basta ya por favor, de dar armas al enemigo.

Que mujeres somos todas… si nos dejan. Que tan mujer es la que tiene 10 hijos como la que no tiene ninguno. La que lleva el pelo azul y la que se da mechas rubias. La que lleva sandalias de cuero y la que prefiere el tacón de aguja. La que preside un consejo de administración y la que se queda en casa con sus niños.

A ver si al final, después de tanto esfuerzo y de tanta batalla desde los Reyes Católicos, para que en Europa fuéramos libres, vamos a tener que poner de moda el burka como fondo de armario entre españolas. Espero que al final no sea necesario protegernos de los ataques de aquellas que en nombre de la libertad y de la igualdad, solo entienden una sociedad “de ellas” y no “de todas”.

Feliz Día de Internacional de la Mujer. Desde mi puesto de trabajo, echando más horas que nunca y deseando llegar a mi casa para después de tender la lavadora, celebrarlo con mi marido y mis hijos –con todos-. Tiene suerte mi hijo porque si yo fuera de morado, tendría que celebrarlo sólo con las niñas y dejar que la ropa se arrugara y oliera humedad porque por lo visto, hoy tengo que hacer huelga y esperar a tender mañana.

Abandonemos el absurdo por favor. Seamos normales. Que en España gracias a Dios todos somos iguales ante la ley –porque así lo recoge la Constitución-, aunque nuestra paisana Carmen Calvo, vicepresidenta del gobierno ya por poco tiempo, crea que no… que ya le vale.

#noenminombre

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here