Titular: “El cogobierno municipal mata a la gallina de los huevos de oro”


En mis más de 20 años de experiencia como profesional de la comunicación, siempre he intentado huir del sensacionalismo cuando escribo. Francamente es un estilo que no me va… o que no me iba, porque la verdad es que últimamente los titulares que se me vienen a la cabeza podrían parecer sensacionalistas si atendemos a que en ellos se difunde información polémica, chocante o que llama mucho la atención, en perjuicio de otros asuntos o de los aspectos objetivamente más importantes de tales asuntos.

¿Dónde está el problema? El problema está en que cuando informativamente hablando se viven situaciones absurdas, es difícil transmitirlas en un tono que no suene sensacionalista. Entiendo que es mi obligación intentar transmitir una información lo más veraz posible y ahí incluyo trasladar al lector el absurdo cuando las noticias que nos llegan nos hacen pensar que estamos sumidos en él.

Al margen de otros asuntos de la actualidad, lo que estamos viviendo en materia turística en Córdoba desde el último año y medio es absurdo. Indiscutiblemente absurdo, por cuanto es contrario a la lógica y a la razón.

¿O es que alguien puede encontrar cordura en la política turística actual de nuestra ciudad?. Podríamos incluso dudar si existe. Miedo me da pensar que sí, que existe y que desgraciadamente nos lleva al titular: “Muere la gallina de los huevos de oro” o más bien “El cogobierno municipal, mata a la gallina de los huevos de oro”.

El turismo en septiembre, último dato oficial, está “tocado”. Según publicó el INE, nos han visitado 8300 personas menos… que se dice pronto. Casi un 10% por debajo del mismo mes del año anterior, porcentaje que se eleva a casi el 15% si nos centramos sólo en extranjeros. Podemos consolarnos pensando que es sólo una coyuntura. ¡Ojalá! Pero mucho me temo que nuestra querida Córdoba, en posicionamiento turístico esta perdiendo velocidad, porque es mucho el rozamiento que cada día frena su inercia. Si no se vuelve a arrancar el motor, más pronto que tarde se detendrá totalmente, porque no se puede vivir permanentemente de rentas.

¿Dónde está el Plan Turístico de Grandes Ciudades? El Convento de Regina debería estar ya a punto de abrir sus puertas como Centro de Interpretación, llevando vida/turismo a esa Córdoba escondida y desconocida como es el Barrio de San Pedro y dotando a sus vecinos de un espacio verde, de un Jardín con restos integrados que harían de él un enclave único para disfrutar.

La ruta de los Patios en el entorno de San Lorenzo, con Trueque como punto de partida, con visitas guiadas y actuaciones musicales y teatralizadas debería estar en marcha. Hay más de un millón y medio de euros esperando a ser empleado, invertido… no despilfarrado y gastado de forma deslavazada y sin sentido.

¿Y la Córdoba Cristiana? ¿Por qué no están ya abiertos al público los patios conventuales?, ¿por qué no se trabaja para ofrecer la visita a las Iglesias Fernandinas de forma coordinada?. Afortunadamente el espectáculo El Alma de Córdoba sigue en pie, a salvo…

Y la actuación en el Templo Romano… a ver en que queda al final más allá de un plan de asfalto en Capitulares, la ruina de más de un negocio y de paso dificultar a los que protestan que se acerquen más de la cuenta a este cogobierno, cada vez menos querido por “la ciudadanía” como a ellos le gusta llamar a los cordobeses o a la gente en general.

Y mientras, la alcaldesa en Londres, que es bien bonita. El “boss” del turismo en Tokio, que aunque 多くの飛行機の時間が、それだけの価値があります。Disculpen la broma japonesa, que entenderán muy pocos, pero total, ¡que más da!, tampoco se entiende el viaje, ni se explica, y lo hemos pagado entre todos.

Termino ya, que seguro habrá más ocasiones para seguir escribiendo de este asunto, no sin antes recordar, porque creo que a lo mejor algún día sirve para algo, que seguimos sin espectáculo nocturno en el Alcázar de los Reyes Cristianos y también sin Consorcio.  Ojalá me equivoque pero este asunto traerá cola, como el tan llevado y traído Instituto Municipal. Y así pasaran los meses, hasta que este cogobierno termine por matar a nuestra particular gallina de los huevos de oro: el turismo. Y entonces si que vendrá el llanto y el rechinar de dientes.

Lo que hay que ver.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here