Cacería impúdica contra Jesús Aguirre


Jesús Aguirre
Jesús Aguirre/Foto: Irene Lucena

Tan sólo hace semanas que Rafael González, la gran  voz cordobesa que ahora escribe en la Voz,  preguntaba en este medio al bueno de Jesús Aguirre sobre los “sapos” que se había tragado desde su llegada a la Consejería de Salud y Familia de la Junta de Andalucía.  Mientras,  unos desaprensivos estaban jugando con la vida de las personas que aún seguimos ansiando una buena carne de cerdo como opción culinaria. Lo hacían aprovechando los fallos que, lamentablemente, siempre aparecen en el sistema de control sanitario de nuestros productos alimenticios.

No podía pensar aquel, a quien  el entrevistador definía como “ un médico de familia que hace política desde el conocimiento de las consultas que ha transitado, los enfermos atendidos y la gente sencilla que han confiado en él como médico de cabecera”, que a pocos días de ese encuentro con la Voz de Córdoba se daría de bruces con uno de los peores “sapos” de su dilatada trayectoria profesional.

El brote de listeriosis ha atacado a personas y familias que consumieron determinados productos en la confianza de que en una sociedad avanzada, como la nuestra, los “mecanismos de control” funcionan. Sin embargo, una vez más hemos comprobado que a pesar de normas, procedimientos y medios la capacidad de hacer el mal, por acción o por omisión, sigue presente en nuestro mundo occidental.

Según los que saben del tema, los que dedican profesionalmente todo su saber y buen hacer a la tarea de normalizar  y conseguir que los consumidores adquiramos alimentos en condiciones aptas para su consumo, la labor de la Consejería que preside el médico cordobés ha sido impecable.

Como hemos reproducido en La Voz de Córdoba desde la Sociedad Andaluza de Neurología, al Consejo General de Médicos de España, pasando  por los Colegios de Veterinarios y organizaciones de expertos en enfermedades infecciosas,  han declarado públicamente “el normal funcionamiento de los diversos Servicios de Neurología en los Hospitales encargados de la observación y tratamiento de las personas afectadas por esta bacteria”, y “ la actuación diligente de la Consejería de Salud y Familias de la Junta “.

No se puede decir lo mismo, y por ello ningún órgano técnico ha salido en su defensa, del funcionamiento del Ayuntamiento de Sevilla en su labor administrativa de control previo y autorización de funcionamiento de la industria cárnica desencadenante de la tragedia que están viviendo las familias afectadas. A pesar de ello, nadie ha acusado al socialista alcalde de Sevilla de responsable o culpable de esta epidemia.

Sin embargo en tiempos de posverdad, de ignaras tertulias ya “sextarias” o ya  “cuatreras”, la profesionalidad y el rigor están en desuso y la caza al político de “derechas” les pone y justifica sus pingues  emolumentos a costa de la publi del IBEX.

¡Ay Soroya!. Maldito oligopolio televisivo que nos hace tanto daño. El mas tonto o la mas tonta, porque en imbecilidad y desvergüenza tampoco hay  discriminación de genero, se suma a la cacería impúdica  contra el Consejero del PP. Atizando  a un político que lleva seis meses dirigiendo  lo que el PSOE ha considerado su cortijo durante 36 años.  

El papel de los políticos socialistas andaluces  a nadie sorprende, abandonado  el rigor y la coherencia siguen buscando, para sobrevivir,  la vera sanchista  en medio del desierto de una oposición fatua y estéril.

Aquí, y en mitad de esta ciénaga político-mediática,  ni ponemos ni quitamos rey. No somos  quien para juzgar. Pero jamas seremos  tontos útiles de la enésima manada progre acosando, en este caso,   a un cordobés de bien, comprometido en valores y principios, cargado de talento y buen hacer.  

Así que,  señor Consejero Aguirre,  continúe usted su obra y siga aplicando el lema que en estas páginas nos dejó: “Es ahora a mi vejez cuando puedo llevar a cabo cosas que desde hace años contemplo, en beneficio de los pacientes”. La gran mayoría de los andaluces lo anhelan y lo agradecen.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here