La foto de San Telmo a  la Moncloa


 

El gobierno de PP y Ciudadanos en Andalucía hace balance anticipado de sus 100 primeros días remando a favor de los candidatos a la Moncloa por sus respectivos partidos, según titulan medios nacionales de marcado carácter progresista.

Esta lectura la repiten a modo de crítica otros medios que claramente apuestan por la reedición no sólo de la mayoría Frankestein, que llevo a Pedro Sánchez al gobierno, sino que incluso suspiran porque esa monstruosidad se eleve a categoría de Consejo de Ministros con los Podemos, ERC, BILDU y demás afamados defensores de la causa común de priorizar cómo se rompe España en lugar de trabajar por el crecimiento económico y el empleo para mantener nuestro estado del bienestar.

Parece que a los informadores de izquierdas les suena mal que el Presidente Moreno resuma sus primeros tres meses  de gestión sosteniendo que han  cumplido al 100% las promesas electorales que formularon a los andaluces el 2 de diciembre, gobernando con “transparencia y lealtad, a pesar de los obstáculos que nos hemos encontrado, del viento en contra, de un legado claramente negativo y de una situación muy delicada”.

Y más les debe incomodar que destaque, en esa herencia negativa que han dejado a los andaluces los gobiernos socialistas, lo “tocados” que estaban los servicios públicos andaluces, y muy especialmente la Sanidad, dando cifras de su afirmación bastante justificativas:  26.923 millones de euros sin ejecutar a lo largo de varias legislaturas; 2.998 millones en subvenciones sin justificar; 4.665 millones pendientes de cobro; y 762 millones que han salido de las arcas autonómicas para pagar condenas judiciales debido.

Algo nos suena en Córdoba eso de presupuestos sin ejecutar. Ayer mismo denunciaba el Partido Popular que el gobierno municipal de POSOE-IU ha terminado 2018 con un superávit de más de 46 millones de euros.

Cuántas infraestructuras y servicios  públicos, e incluso mejoras fiscales  para los contribuyentes,  se podrían haber atendido sin tanto incumplimiento: menos listas de espera en los hospitales, más atención a la dependencia, mejores escuelas y carreteras, más ayudas a pymes y autónomos, más crecimiento económico y empleo, etc.    

Centrándonos en los datos, y no en las fobias y filias  políticas de las dos España, los números que aporta el nuevo gobierno andaluz son definitorios de que los ejecutivos socialistas en Andalucía han sido poco eficaces y bastantes mentirosos cuando sostenían que los males de nuestra tierra eran que nos castigaban los recortes del gobierno de Rajoy.

El problema de este país,  como el de cualquier empresa,  es que el que nos presta el dinero, sea banco o sea ciudadano, no se  fía del modelo de gestión de los gobiernos socialistas, marcado por incumplimientos presupuestarios, subidas fiscales, incrementos en costes empresariales  y demasiada discrecionalidad en el gasto. Ante la recesión que viene mal nos iría con esta tarjeta de visita.  

A partir de ahí, la izquierda española ante su debilidad gestora, recurre a   enarbolar  banderas de distracción: lucha de géneros, disputas sobre  memoria histórica, desenterrar a Franco, juguetear con el concepto nación dando alas a los separatistas…. Todo para provocar reacciones viscerales que nos traen  más frentismo, más ruido, más inestabilidad. Lamentablemente alguna torpe  complicidad jugó en esa deriva la última vicepresidenta del PP con sus estrategias mediáticas pensando que el simplismo y  la radicalidad eran patrimonio de la izquierda: a más Rojo Vivo no ha venido ni más azul ni más morado, sino  más verde y  viva España.  

Pero como los trileros a la larga siempre pierden, por mucho que sigan en su política-reality hablando de trifachito, foto de Colón, ultraderecha, igual consiguen que lo que ellos consideran  piedra en el zapato del PP para hundirlo  termine apuntalando en España, como ocurrió en Andalucía, un gobierno liberal-conservador a partir   del próximo domingo 28 de abril. Repitiendo en la Moncloa la foto de San Telmo, y  otras muchas del mismo tricolor (azul, naranja y verde) en Comunidades y Ayuntamientos para después de Feria.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here