Otra de pensiones para la  izquierda hipócrita y fake


 Que a la izquierda en general, y al PSOE en particular, le gusta el lenguaje político para “lelos” no es noticia. Es el barro donde más disfrutan, consiguiendo evitar cualquier debate o argumentación seria que se formule. Baste acordarse del famoso chuleo de la Ministra de Economía en funciones cuando al cuestionarle sobre el desfase en el objetivo de déficit soltó aquello de:  “Pasarse en un Presupuesto es fácil. Lo he dicho siempre, chiqui, son 1.200 millones, eso es poco, eso lo quitas o lo pones en una parte del presupuesto”.

Así, no es de extrañar que de su etapa de Consejera en la Junta de Andalucía haya dejado casi la misma cantidad, unos 1.074 millones de euros, en gasto sin control y con facturas en los  cajones que ahora tendrá que pagar el gobierno del PP-Ciudadanos que preside Moreno Bonilla.

Esta vez le ha tocado al economista Daniel Lacalle, flamante fichaje de Pablo Casado en su apuesta liberal.  A quien los socialistas han tergiversado su análisis en un periódico económico sobre la situación del sistema de pensiones, constatando que mientras que en  España, gracias a las políticas del tanden Montoro- Báñez , las pensiones no sólo no  han bajado sino que han crecido, en otros países de Europa se han reducido hasta el 40%.

Le faltó decir al nuevo gurú económico del PP que ha sido, precisamente en países con gobiernos ideológicamente próximos a PSOE-PODEMOS, donde más se ha producido esa debacle  de las pensiones públicas: véase en la Grecia de los radicales de izquierda de Syriza con más de 13 recortes sucesivos en los últimos siete años y con pensiones contributivas que han bajado hasta los 380 euros.

Afrontar con rigor un profundo debate sobre el sostenimiento de las pensiones es de urgencia nacional, y requiere seriedad. Y como premisa equilibrio en las cuentas públicas, desaparición del déficit y creación de empleo. Las pensiones españolas no nos las van a pagar los chinos.

Pero la izquierda española es así de demagoga. Lamentablemente no todos los trabajadores españoles, especialmente los que no trabajan en el sector público  y los autónomos, tienen planes de pensiones privados con cargo al erario público para reforzar sus futuras pensiones como, por ejemplo, ocurre en las entidades públicas municipales cordobesas: Gerencia de Urbanismo, SADECO, EMACSA. Que sí, que mucha defensa de lo público, pero con mi refuerzo de pensión privada por si acaso. Sólo en la empresa municipal de aguas  se han aportado varios millones de euros en los últimos años para garantizar planes de jubilación de sus trabajadores de cientos de miles de euros de retorno.

Más coherencia y rigor, por favor. Y menos discursos paralelos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here