El gobierno omeprazol


En  un tweet, muy celebrado por cierto, un familiar de la alcaldesa aconsejaba a  algunos compañeros de partido tomar altas dosis de omeprazol para prevenir los efectos en su aparato digestivo por la repetición de Isabel Ambrosio como candidata socialista a la alcaldía de Córdoba. Parece ser que en una parte del propio PSOE cordobés las molestias estomacales que producía  su  continuidad como candidata, sólo podrían aliviarse recurriendo al socorrido fármaco protector de estómago.

Pero esas incómodas afecciones , que fastidian el aparato digestivo y ponen de pésimo humor a quienes las sufren,  no son cosa de la Avenida del Aeropuerto sino que la pandemia se extiende por múltiples rincones de nuestra querida ciudad califal.

Según conocíamos hace unas  semanas, para la valoración que hacían los cordobeses del funcionamiento de los  servicios públicos municipales también resultaba una dura losa  el cogobierno de PSOE-IU, retrocediendo en el último año  del puesto 24 al 27 en el ranking  por ciudades. La firma responsable del estudio sostenía que, a pesar de que por servicios  la apreciación de los ciudadanos era positiva, en la valoración global se bajaba “más por una cierta censura al gobierno local que a los servicios que se prestan”.

Deben tomar nota los trabajadores y proveedores  municipales de que este cogobierno les perjudica frente a la valoración ciudadana de su trabajo. Capsulita azul de omeprazol para prevenir  la pesadez crónica del gobierno rojimorado.

Entre los calores de los primeros días de agosto  arreciaba “el ardor estomacal” en  la propia  Junta de Gobierno local, acusándose entre ellos de traidores e incumplidores de los grandes pactos y acuerdos que les vinculan, asomando tambores de divorcio  en este matrimonio de conveniencia y “a palos” que nos desgobierna desde junio  de 2015. Ahí, la pastillita  habrá sido demandada  por ambos bandos.

Y para cerrar el mes estival, la mano siniestra de la Alcaldesa, que no la diestra, de su socio portavoz de IU, vuelve con el mantra de su particular pelea contra la Iglesia Católica. Es la repuesta al ninguneo como  concejal de Turismo en el reciente acuerdo suscrito entre el Ayuntamiento y el Cabildo Catedral para dar continuidad a unos de los principales atractivos culturales y turísticos de la ciudad: la visita nocturna al  Alma de Córdoba.

Como en el referido Convenio la institución municipal reconoce la propiedad del Cabildo sobre nuestra Catedral y su complejo monumental, una parte del gobierno local se saca de la manga un presunto informe para volver a cuestionar la titularidad. Esta vez proveniente de la comisión fantasma de expertos de la que sólo se conoce una foto, y de la que nadie sabe de su constitución ni funcionamiento más allá de las declaraciones de una de sus “miembras”, la vicepresidenta Calvo, que en un medio local reconocía  que sólo se había reunido una vez, imaginamos que para la susodicha foto.

Como guinda de este pastel de verano, cuentan los mentideros que hasta el Presidente del CCF anda con acidez gástrica por las promesas incumplidas de los socios de PSOE-IU, como si no tuviese bastante con los malos tragos que le han proporcionado el trio Oliver-González-Tebas. Debe necesitar toda una farmacia para aliviarse.

Al menos hemos descubierto que hay  alguien a quien beneficia este cogobierno: los boticarios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here