La encrucijada de Ciudadanos para no morir en la orilla


Aunque en las encuestas nacionales el viento les sopla a favor, la distinta manera de hacer oposición de Ciudadanos ante las situaciones irregulares que afectan a gobiernos del PP o PSOE puede hacerles morir en la orilla.
El subidón del Partido naranja ha coincidido con la posición que mantiene en el desafío separatista catalán. Con una brillante líder como Inés Arrimadas, y a costa de un Gobierno del PP obligado a ser responsable, proporcionado y, sobre todo, a gobernar para todos y no sólo para quien le vota, que es lo que censuramos a los nacionalistas.
Ahí han sabido aprovechar que es más fácil predicar que dar trigo. Otra cosa es lo que hicieren si tuviesen responsabilidad de gobierno, de momento la joven candidata de Ciudadanos ha sido incapaz de gestionar en torno a ella una alternativa con la que presentarse en el Parlamento catalán. Por ello, la virginidad de no haber tocado poder les sigue favoreciendo.
Sin embargo, ese filón de apoyo popular de sectores centrados de la sociedad española, muchos desencantados con el PP por el desgaste del gobierno y los casos de corrupción, puede perderlo sí mantienen dos varas de medir según quien sea el que esté en el gobierno.
Así, tanta visceralidad en el asunto del Master de la Presidenta de la Comunidad de Madrid puede chocar a parte del electorado al compararla con la actitud que mantienen cuando se trata de presuntos casos de corrupción de gobiernos del PSOE perseguidos por Jueces y Tribunales. Sin erigirme en juez de nada, considero que en el caso de Cifuentes podemos estar ante una mala praxis académica que lamentablemente puede no ser ni la primera ni la única en un mundo universitario bastante endogámico y poco transparente. Otra cosa es su carrera política que habrá que ver como endereza.
Está en cuestión la posición de Ciudadanos cuando el principal acusado en una macroinstrucción judicial por múltiples delitos y decenas de imputados afirma que la Presidenta de una Comunidad Autónoma, a quien sostienen con sus votos, se había interesado por expedientes ahora bajo sospecha, como dijo públicamente Guerrero el de los ERES sobre Susana Díaz en un programa de Cuatro TV. ¿Han pedido su dimisión o la creación de una comisión de investigación para aclarar tan delicadas e inéditas afirmaciones ?
Y por irnos a nuestro ámbito más cercano, está por ver la respuesta de Ciudadanos cuando en una Diputación que preside el Secretario Provincial del PSOE, como es el caso de Córdoba, se celebra el Día Mundial de la Mujer Trabajadora despidiendo a dos empleadas públicas de la empresa provincial EPREMASA, una de las cuales ha respondido con una demanda por despido improcedente y acusaciones de posible acoso laboral, incluidas salidas en ambulancia del centro de trabajo, y en el otro caso el grupo provincial del PP denuncia irregularidades sobre informes encargados con dinero público. Hasta ahora mutis por el foro.
Y más flagrante aún, cuando conocemos por una brillante exclusiva en la edición provincial del Diario ABC que el juez Laín ha imputado a varios políticos y directivos del PSOE de la Diputación por el supuesto amaño de las oposiciones de Bomberos la respuesta de los responsables de Ciudadanos en Córdoba no puede ser esperar a que escampe.
Aunque también es cierto, que esa estrategia silente contrasta con la firme y visible oposición que está ejerciendo el grupo municipal de Ciudadanos que lidera David Dorado contra los desavíos del cogobierno que presiden Isabel Ambrosio y Pedro García.
Por el nicho electoral del que se puede nutrir su ascenso, si Ciudadanos sigue un camino de oposición acomplejado, y un pelín escorado a la izquierda, la estrategia se les puede volver en contra convirtiéndose en el mejor antídoto para que el electorado de centro y centro derecha confíe en los nuevos candidatos del PP en las municipales y autonómicas del próximo año. Ya les pasó cuando Rivera se echó en brazos de Pedro Sánchez para echar a Rajoy.
La mayor encrucijada la tienen en Madrid, sobre todo, si apoyan una moción de censura para nombrar Presidente a un socialista con el voto del Podemos de la beca black de Errejón, sí el mismo que está inhabilitado para nuevos proyectos académicos por la Universidad de Málaga. Por ese camino pueden decir adiós a ser alternativa desde el centro político, y no sólo en Madrid.
Igual le puede pasar en Andalucía, y arrastrar en Córdoba, si prevalece la estrategia de perfil bajo cuando se trata de denunciar las vergüenzas de los gobiernos socialistas.
Lo más difícil en política, como en la vida misma, no es llegar sino mantenerse.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here