Ganó Pedro: jaque a Susana y a Pablo Iglesias II


El resultado de la primarias socialistas por esperado para  algunos  no ha dejado de sorprender a propios y extraños, y sobre todo, da una lección de las praxis  de la política española de incalculables consecuencias. Sin entrar en otras consideraciones, mi primera conclusión en esta nueva etapa  es que políticamente hay dos inmediatos perdedores, Susana y Pablo  Iglesias. Me explico.

Pedro Sánchez no es hijo del 15M, ni alumbramiento fortuito de las bases socialistas en esta primavera del 17. Pedro tiene casi tantos  trienios de aparato del PSOE como Ricardo  Rojas en el PP cordobés. El ungido Sánchez ya estaba allí, en la bancada del congreso cuando en agosto de 2011  todos los diputados del PSOE, incluido Sánchez,  y del PP, aprobaron  la modificación Constitucional que instauró el principio impuesto por la UE de Estabilidad Presupuestaria en las cuentas públicas. El mismo que obliga a que no haya déficit público, que no se gaste más de lo que se ingresa y que primero se atienda el pago de la deuda, es decir, que si no hay se debe recortar gasto. Sí, que los “recortes” y dar prioridad en la prelación de pagos  a las obligaciones por deuda púbica a  los Bancos no los trajo ni Montoro ni Rajoy sino el PSOE de Zapatero y Pedro Sánchez. Sí, Sánchez como consejero general de la Caja Madrid de Blesa hasta el 2009, aprobó con su voto en las cuentas anuales la compra por más de 9000 millones del famoso Banco de Florida que ha terminado en el juzgado, los sueldos millonarios  y las famosas tarjetas black de la cúpula.”

Pero es que los que vienen con Sánchez son tan aparato como  él. Que nadie se equivoque, esto no es que haya entrado una bocanada inmaculada de aire fresco en el PSOE.  Como apuntaba días atrás la brillante pluma del exsecretario general del PSOE de Andalucía, José  Rodríguez de la Borbolla en el diario El País “Pedro ha reclutado, en su apoyo, a un grupo de personas de las clases “senatoriales y ecuestres”, descontentas con la política del Senado; o sea, con el aparato actual del PSOE. Un grupo de personas —de notables, vaya— que han desarrollado un cursus honorum, una carrera política, pública y/o profesional gracias a las proximidades y bienquerencias de los sucesivos aparatos. Militantes de mucho tiempo o llegados a revuelo… afiliados o no afiliados, ninguno le puso ninguna pega a ningún aparato cuando fueron propuestos como ministros o ministras; o como secretarios/as de Estado; o como cabezas de lista y presidentes del Parlamento Europeo; o como embajadoras ante cualquier organismo; o como diputados y senadores, incluso por provincias ajenas y lejanas; o como vocal del Consejo General del Poder Judicial; o como redactores reiterados de variados programas y manifiestos; o como presidentes de autoridades portuarias, o como miembros de la ejecutiva federal. Sin preocuparse del apoyo de la militancia”. Pepote dixit.

En el caso de Córdoba, baste ver la foto de quienes le arroparon en el acto de los colegios mayores. Tal vez Carmen Calvo nunca fue aparato orgánico aunque sí institucional del PSOE andaluz, pero mi buen amigo Rafa Blanco o el propio José Mellado, pasando por Pedro Rodríguez Cantero ya estaban ahí cuando Susana  empezaba en los  “infantiles” socialistas.

Por tanto, me parece más acertado en lugar de decir que ha perdido el aparato sostener que una parte desplazada del aparato viene a sustituir a otra  saliente y  perdedora postulada hasta ayer  por la que “más manda”,  si me permite la licencia mi querido y admirado Juan Andrés de Gracia.

Pero además de Susana Díaz  hay otro gran perdedor: Vistalegre II y su faraón Pablo Iglesias II. Porque para sándwich, tan de moda por la altas esferas mediáticas,  el que sufrió Pedro Sánchez  desde diciembre de 2015 hasta su defenestración en octubre de 2016. Por un lado, Susana y el viejo aparato diciéndole que o gobierno  con Ciudadanos y Podemos o a la oposición (a sabiendas de que juntar morados con naranjas es como hacer sevillista a Lopera, imposible) y por otro Pablo Iglesias planteando rendición  a cambio de un despacho honorifico en Moncloa, sonrisa del destino  lo llamaron, o a la puñetera oposición y a los leones de Susana.

El carácter inestable  de los posicionamientos de  Sánchez, que pretendió tapar  con  una careta de ingenuidad y,  tal vez,  los  orígenes digitales de su nombramiento, también contribuyeron a esta gran “cena de los idiotas” en que algunos quisieron convertir la política española.  Pero ahora resulta que el “emparedado” no sólo no estaba muerto sino que viene de “parranda” para quedarse con el tablero, las piezas  y hasta la mesa  del ajedrez de la izquierda. Y lo hace sin prisas. Porque ahora, el que no tiene urgencias  sino todo el tiempo del mundo para pensar y ejecutar es Pedro Sánchez, que habrá tomado nota de la experiencia francesa y de que no siempre el más votado por la militancia es inmediatamente  aclamado en las urnas de verdad.

Salvo que Podemos le sirva perfectamente preparada y envuelta en papel de regalo una moción de censura para elevarlo a la Moncloa al precio que Pedro decida, ni Podemos, ni los separatistas, ni…  Y eso, es mucho contratiempo para las  urgencias revolucionarias y de “sorpasso” de Pablo Iglesias II y de su “aparato”.

Mira que si ahora resulta que Errejón tenían razón en su estrategia. Surgen muchos interrogantes: ¿seguirá sosteniendo la lideresa podemita andaluza, Teresa Rodríguez,  que IU se cuestione los gobiernos locales con el PSOE? es más, ¿seguirá Unidos Podemos?  Vendría bien recordar qué fue de  los dirigentes de IU que  hicieron la “pinza” a Manuel Chaves en los 90. La historia tiene la puñetera manía de repetirse.

Sánchez dispone de cuatro años para hacer una  durísima oposición a Rajoy en el parlamento, aunque no esté físicamente, y en la calle,  sin que nadie en la  izquierda le tosa. ¿Susana, fue Pedro quien se abstuvo en la elección de Rajoy?, no,  contestarán los suyos a los del aparato saliente, o ¿Pablo,  sí Podemos lo hubiese votado de Presidente con el apoyo de Ciudadanos gobernaría el PP?, “NOOO” gritarán  los suyos y  Ciudadanos al unísono.

Pero es que además, y esto también tendrá tralla, el renacido líder dispondrá de  cuatro largos años, que en política es una eternidad, para que las clases “senatoriales y ecuestres”  pedristas puedan sustituir “pasito a pasito suave suavecito” a las de Susana, García Page, Fernández Vara, Lamban… Y en ese “bailesito” se incluye   también la sustitución de  Juan Pablo Duran en Córdoba, las listas de las municipales de la capital, los pueblos, la Dipu, etc, etc, etc.

¡Anda  que sí  Sánchez ha terminado aprendiendo  de todos los errores que ha cometido en su carrera política!. Su dimisión de diputado y el resultado del domingo parecen así  apuntarlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here