PP cordobés: madurez y continuidad


En la política actual cunde el adanismo, esto es, la aparición  de nuevos políticos que consideran que el mundo empieza en ellos y que antes no hubo nada, despreciando el compromiso de muchos otros  que  aportaron lo mejor de sí mismo  en las circunstancias del momento histórico que les tocó vivir. Claro que siempre hubo cainismo, en cuyo caso no se trata de jóvenes políticos sino que da igual  la edad para practicar la puñalada por la espalda  al resto. Y en ambos casos el mismo ideario: son más guapos, más listos, más trabajadores, más buenos. Sin embargo, en el fondo subyacen sentimientos humanos que han estado ahí desde el principio de los tiempos: ambición, vanidad,  exclusión, revancha, despecho.  Por tanto, nada nuevo bajo el sol. Es la vida, la pugna entre las expectativas y deseos de los unos y los otros, que unas veces se conjugan y otras se enfrentan.

El periplo vivido en el último mes en el seno del PP cordobés podría haber dado paso a  adanes y caínes. La inesperada e inexplicable salida de José  Antonio Nieto de la presidencia abría un escenario de incertidumbre donde cualquier afiliado del partido, menos el propio Nieto, podía aspirar a liderarlo. La puerta estaba abierta y sumar doscientos cabreados o resentidos para jugar a la contra es fácil en una organización de más de más de 12.000 afiliados. Lo difícil es construir un proyecto mayoritario en positivo.

El trabajo desarrollado por la dirección actual, y los equipos de la mayoría de los municipios,     durante los últimos 11 años ha estado marcado por éxitos o mejoras  electorales y tan bien por  sinsabores, por  aciertos y por errores. En la vida quien dirige y  toma decisiones asume riesgos, entre ellos contentar a unos y cabrear a otros. Así es la vida  y quien diga que no ha tenido fracasos o tropiezos en su vida personal, profesional o empresarial  y con ellos haya provocado daños no deseados, o   miente o no ha tomado una decisión nunca.

Por ello,   era obligado un  proceso urgente  de contactos, reuniones y puestas en común para preparar la alternativa.  Y esa tarea  cada uno lo practica  con quien más comparte o en quien más confía. Pero ese trabajo de tantos años, partiendo de una situación muy difícil, generó una cultura en  la organización de compromiso y entendimiento entre un grupo mayoritario de afiliados, muchos con responsabilidades representativas en municipios y juntas locales, que les ha hecho sentir el proyecto liderado por Nieto como algo propio y compartido. Para todos ellos, entre quienes me encuentro, se trata de una ambición colectiva, suma de todas y cada una de las ambiciones individuales, para que el PP provincial  siga siendo un instrumento útil que  canaliza políticamente, y en sus instituciones, las demandas del electorado que representa.  De ahí, que la necesidad del recambio estatutario impuesto no podía significar ruptura y mucho  menos ajuste cuentas con la dirección actual, sino continuidad de un proyecto mayoritario en positivo.

El apoyo abrumador de los afiliados, primero con su aval y luego con casi un 85 % de voto,  a la candidatura de Adolfo Molina es la prueba del 9 de continuar una hoja de ruta  querida y valorada por los militantes y por los miles de votantes que nos han dado su confianza. Con las lógicas y necesarias mejoras y avances  que habrá que acometer para seguir sumando y creciendo.

Pero sobre todo,  el PP de Córdoba ha dejado claro que es una organización de fiar, seria y madura. El resultado es más valioso aún si se compara con  situaciones que se están viviendo en procesos congresuales de otras provincias con las mismas reglas de juego estatutarias que han presidido la elección de Adolfo Molina.

Y por último, el PP de Córdoba no va de tonto útil para, como apuntaba en este columna hace apenas un mes, permitir que se froten las manos de regusto “en un local de la Av del Aeropuerto, en algunos rincones de Capitulares  o en algún desmedido e insaciable estomago empresarial “

Enhorabuena Adolfo, enhorabuena PP de Córdoba . A trabajar.

 

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here