Del teatrillo al drama


Días atrás con este brillante rótulo definía Jesús Cabrera una nueva crónica en esta tragicomedia permanente que protagoniza el gobierno local de Ambrosio-IU-Ganemos. La razón del enésimo desencuentro, del matrimonio a palos para mantener el sillón de Capitulares, son los presupuestos municipales. La nueva piedra en el camino es que Ganemos sí quiere ser coherente con lo prometido en campaña sobre remunicipalización de servicios públicos.

Ya advertíamos en un artículo anterior que la pretendida municipalización del servicio de ayuda a domicilio traería quebraderos de cabeza al Consistorio. Los líderes podemitas y de IU prometieron una nueva SADECO a los cientos de trabajadoras de CLECE y ahora toca cumplirlo.
El PSOE local sabe que eso, además de tremendamente difícil desde el punto de vista técnico-jurídico, sería un error político de alcance: más gasto a medio plazo, menor calidad del servicio, más fuerza para CTA en su pelea con los pocos gestores vinculados al PSOE que le plantan cara. Pero aquí cada cual juega para su parroquia, salvo la Alcaldesa que anda por la cancha como pollo sin cabeza.
Encajar socialdemocracia con populismo chavista, es como mezclar agua y aceite. Eso lo tiene claro Susana Díaz y la mayoría de los dirigentes socialistas. También lo tuvo claro al principio el exsecretario general Pedro Sánchez cuando hace un año intentó un gobierno con Ciudadanos en lugar de con Podemos, anteponiendo gestión a sillón. ¿Se imagina alguien lo que podía haber sido para este país un gobierno sostenido por Iglesias y los suyos?.
Sin embargo, lo que los socialistas no quieren para España si lo toleran para Córdoba. Vuelven a condenar a la ciudad a la deriva que les marquen estos comunistaspuntocom. Cayendo otra vez en el error histórico que lleva arrastrando el PSOE cordobés a la insignificancia desde que en 1987 Alfonso Guerra impidió a Jose Miguel Salinas ser Alcalde de Córdoba con el apoyo de la antigua Alianza Popular.
Otra pena para nuestra tierra que la estabilidad y apoyo al progreso real que Jose Maria Bellido ha ofrecido a Isabel Ambrosio en la negociación de presupuestos no haya sido aceptado por la Alcaldesa, tal y como sí está haciendo el Presidente Rajoy con el grupo parlamentario socialista en los grandes temas que hoy afectan a todos los españoles.
La única esperanza para la mayoría de los cordobeses es que quedan poco más de dos años para que termine el drama. Al menos, así lo apuntan las encuestas.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here