Cortina de humo



Terminamos “la semana de pasión” del socialismo patrio con cambios obligados en el gobierno municipal y dos noticias de alcance: el informe de la letrada jefe de la Asesoría Jurídica descartando la vía judicial para reclamar la titularidad pública de la Mezquita-Catedral y el anuncio del recién estrenado concejal de Presidencia de la próxima creación de una comisión para seguir con el mismo “erre que erre”, ahora por no se sabe que vía.

Tiene razón el portavoz Popular José María Bellido cuando denuncia que estamos ante una nueva cortina de humo de la Alcaldesa y su complejo equipo para desviar la atención de posibles debilidades de su acción de gobierno, pero también lleva la suya Emilio Aumente por recordar que esa reivindicación es una de las medidas del acuerdo de investidura de Ambrosio como Alcaldesa suscrito con IU y Ganemos.

Pero quizás la cortina de humo no sea sólo para tapar carencias pasadas como denuncia el portavoz popular sino que en el fondo se oculten las enormes desavenencias entre los socios de gobierno con el futuro modelo de gestión de todo lo que tiene que ver con el Turismo Local.
A cualquiera que escuche este nuevo anuncio del cogobierno le “chocará” que quieran expandir los tentáculos del mantra de “lo público” a otro complejo de nuestro patrimonio histórico, cultural y religioso, durante siglos magníficamente regentado por el Cabildo Catedralicio, cuando al mismo tiempo y por poner un ejemplo a mano, son incapaces de encontrar una fórmula de gestión que devuelva a la oferta turística de la ciudad el espectáculo de luz y sonido del Alcázar de los Reyes Cristianos.

O en otro ejercicio más de incoherencia como referíamos en columnas anteriores van a ceder a una fundación privada la gestión del edificio anexo de Caballerizas Reales. Mucho más aún si nada sabemos sobre el instrumento de gestión que sustituya al disuelto Consorcio de Turismo. Sin embargo, puede que esté precisamente ahí, en la discrepancia en torno al modelo de gestión de la política y estrategia turística de la ciudad, donde encontremos la causa por la que Aumente se estrena con la cortina de humo de una “nueva comisión del erre que erre”.
El cordón umbilical que une a los ocho concejales de IU y Ganemos con las reivindicaciones de CTA para no dar un paso atrás en la gestión directa de servicios públicos, e incluso recuperar para ese modelo aquellos externalizados por anteriores corporaciones, confronta directamente con las pretensiones de mayor eficiencia y sostenibilidad en la prestación de esos mismos servicios que defienden, al menos en privado, parte del entorno técnico y político de la Alcaldesa.
El “ente” sucesor del Consorcio de Turismo está siendo la primera batalla. La soterrada pugna que se viene produciendo, con choques no sólo técnicos como desvían algunos, ha podido influir en el relevo del antiguo concejal de Desarrollo Económico para centrarse en la Delegación de Personal del Ayuntamiento que será decisiva en este y en otros asuntos trascendentales de la corporación.
La frescura técnica de algunos elementos traídos eventualmente a la gran casa por la nueva regidora o la solvencia profesional y sentido común de la Asesoría Jurídica Municipal puede ser insuficiente para defender la eficiencia si no cuentan con la firmeza de convicciones y apoyo decidido de la primera fila política.
Por todo ello, me temo que habremos de seguir soportando cortinas de humo para distraer la atención. A pesar del daño interior y exterior que esas falacias puedan provocar a la ciudad y a una de sus principales señas de identidad.

Allá la Alcaldesa con esa manera de hacer política que cada vez le separa más de la centralidad y le confunde con el populismo radical del que tanto reniegan sus compañeros de filas en Sevilla y ahora también en Ferraz. Al final solo “gobernará” lo que quieran sus socios. Faltó tiempo para que los líderes locales de IU me dieran la razón en las sospechas contenidas en el “jaque a la Alcaldesa” de la semana pasada de que tras las pretensiones de Ganemos estaba la estrategia de Unidos Podemos para materializar en la ciudad de Córdoba que sus ocho concejales son más que los siete socialistas.

No obstante nos queda el consuelo, de que a pesar de tanto desvarío, la mayoría social que cada día hace que se levante y progrese de verdad esta ciudad y su provincia “pasa” y mucho de estas falsas polémicas.

1 Comentario

  1. Otra vez clarito. Las cosas y los hechos no solo hay que expresarlos para opinar de ellos. Hay que “analizar” en clave política. Y eso, señor Prieto, lo domina Vd. como nadie. Y seguimos en la brecha del venderse para gestionar. Laissez faire, por favor…..

Comments are closed.