Jaque a la alcaldesa


Cuando en junio de 2015 el Partido Socialista Obrero Español decidió apoyar con su voto que   Podemos alcanzase el  gobierno municipal  en Madrid, Barcelona, Coruña, Cádiz o coaligarlo en otras ciudades como Sevilla se “pegó el tiro en el pie” de su  historia como  alternativa progresista de gobierno en España. Que la herida gangrenase y se extendiese por el enfermo hasta atacar sus “órganos principales” sólo era cuestión de tiempo. Los votos de concejales socialistas  en los consistorios de las grandes ciudades habían  otorgado carta de naturaleza a la nueva alternativa de izquierdas que venía a sustituirles.

El partido político fabricado en  laboratorios universitarios, erigido en voz de la desesperanza de una parte de nuestra sociedad en peligro de exclusión   y del cabreo de gran parte de los trabajadores públicos con los programas de ajuste, con el impúdico  patrocinio  del primer grupo mediático del país, consiguió gracias a la torpeza socialista homologarse como los nuevos “gestores del cambio “ frente a las políticas del PP.

Las consecuencias para el histórico Partido Socialista han sido demoledoras: debacle el 20 D, siguió la caída en junio y las elecciones gallegas y vascas de ayer han confirmado la puntilla. Pedro Sánchez sólo es el capitán  sonado de un barco a la deriva, los culpables son los que le dejaron zarpar con esa tormenta.

Compartiendo este diagnostico numerosos militantes y cargos públicos del PSOE cordobés se entiende la desazón  existente en la sede de la Av.  del Aeropuerto con  la estrategia de Ganemos bendecida ayer en asamblea a la bolivariana. La marca local de Podemos, heredera como los concejales de IU de la política local Julio Anguita, eterno  Satán  de los socialistas  cordobeses,  ha dado jaque a la Alcaldesa.

Los mismos que suspenden al equipo de gobierno del  7+4 ( PSOE+IU) han decidido pasar al ataque para un nuevo gobierno de  8+7 ( UNIDOS PODEMOS+PSOE ) en coherencia con la nueva correlación de fuerzas del panorama nacional. Que oportunos elegir el 25-S para la asamblea. Con un PSOE muy debilitado a nivel  estatal y manifiestamente impotente para sacar adelante la gestión  municipal de nuestro Ayuntamiento, salvo contadas excepciones como la Emilio Aumente en el Área de Seguridad.   Unidos Podemos, a través de Ganemos, ha puesto  sobre la mesa el peso de sus “votos”  para tomar el control de la nave  en el momento oportuno y   llegar así  al puerto de las municipales de 2019 liderando la izquierda local frente a la obligada reconquista del  PP, con un PSOE tocado y hundido.

Si a la Alcadesa le permiten desde Sevilla aceptar el envite será cuestión de días  que pierda  el control total del gobierno municipal. Que permanezca en el sillón será de adorno, como diría Pablo Iglesias la “sonrisa del destino” que siempre deberá agradecer a los comunistas cordobeses. De esta manera  el “anguitismo” recuperará la plaza que en realidad , si hablamos de aparato de gestión,  nunca perdió. Sé que la tesitura ni era ni es fácil para los socialistas. Acertar en política  en situaciones de inferioridad nunca fue fácil.   Es lo que le lleva pasando durante más de un cuarto de siglo al PP andaluz, que por mucho que ajuste  el disparo nunca da en el blanco.

Al final, pase lo que pase, el PP cordobés sólo tiene que permanecer sentado en la puerta de su casa  para ver el cadáver pasar y  a esperar a que caigan los frutos, una vez desaparecidos los restos del populismo rancio y del efímero experimento naranja.  Nos guste o no nos guste, así es la política.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here