Padre de adolescente y patria


El padre de adolescente, a diferencia del padre de niño, sabe que ya no es ese referente que durante la infancia del hijo le convertía en el centro de todas las miradas. Tiene que compartir su “bendita influencia” con la del grupo de amigos, el ambiente y lo que los medios de comunicación y las modas dictaminan. Tal vez tiene que aprender a convivir con un distanciamiento que posiblemente ni ha querido ni ha pretendido. En resumidas cuentas, ni nunca lo pretendió ni nunca quiso llevarlo a cabo: “Educar a su hijo como en una burbuja”. Sin olvidar que “no se puede tener un club sin normas, pero a una familia le irá tanto mejor cuanto menos normas tenga” (Chesterton dixit).

El padre de adolescente ya quisiera que los profesores de su hijo viviesen su vocación de tal modo que obrasen el milagro de la motivación para el estudio de su hijo; que pretendiesen en todo momento el difícil encaje de libertad y sentido del sacrificio, de capacidad de superación y al mismo tiempo comprensión y paciencia, de digestión de fracasos y humildad en los triunfos; que realmente fuesen acompañantes que ayudasen a discernir la vocación de cada uno.

El padre de adolescente ya quisiera estar presente en el botellón de su hijo. No puede evitarlo y tampoco sería su propósito más último, pero estaría más tranquilo si alguien moderase. Que el “bendito ambiente” produjese esa misma moderación. Que realmente supiese cuáles son las “amistades” de su adolescente y la sustancias, ya sean sólidas o liquidas, que por allí circulan.

El padre de adolescente ya quisiera él que al “poner el Telediario” no todo fuese corrupción, cohecho o maltrato. Guste o no el mal ejemplo cunde a veces con mayor facilidad que el bueno.

El padre de adolescente sabe que sin autoridad no hay educación y que ha de ganarla todos los días por la vía de la admiración. Decía el filósofo Gadamer (en su libro Verdad y método) que la autoridad es antes que nada “un atributo de personas”, de ahí que no tenga su fundamento último en la “sumisión”, sino en el reconocimiento de que el otro está por encima de uno “en juicio y perspectiva”. Lo que pone al mismo tiempo de manifiesto que el hombre tiene que saber ganar la autoridad de que puede gozar ante los otros. La autoridad no se otorga sino que se adquiere, seguía diciendo Gadamer, porque es resultado del reconocimiento de la misma por los demás y por eso mismo nunca es ajena a la razón sabedora de sus propios límites.

El padre de adolescente sabe que la memoria de hazañas y anécdotas de abuelos y bisabuelos es de las pocas cosas que puede captar por un momento el interés de su adolescente. Que aunque nunca lo muestre está orgullo de pertenecer a su familia. Ya dijo en su día Chesterton: “El héroe es una persona hogareña; el superhéroe se sienta a los pies de su abuela” (G. K. Chesterton, La paradoja andante).

El padre de adolescente espera que en la amplia geografía de un país existan seguridades, igualdad de oportunidades. En definitiva, un sentir común y un sano discrepar en lo discutible.

El padre adolescente ha descubierto, – quizá no hace mucho tiempo – que su tarea es titánica pero acaso, en palabras de Péguy ¿no es él el único “aventurero” que realmente queda? La compensación y la satisfacción son su mismo esfuerzo, su mismas derrotas por las que una y otra vez vuelve a levantarse; la misma sensación de que no tiene sentido “educar en una burbuja”.

-Y ahora, para terminar, haga un ejercicio muy sencillo: donde ha leído “padre de adolescente” lea ahora “patria” y donde ha leído “preocupaciones para padre de adolescente” lea “sociedad” y note que en ningún momento apenas si se hablo de “clase política”. En resumidas cuentas: ¡Ame a la patria! ¡Todo por la patria! ¡Los Puigdemones y Junqueras pueden llegar a ser anecdóticos!

1 Comentario

  1. SOBRE TODO RECORDARLE QUE EL CUARTO MANDAMIENTO DE LA LEY DE DIOS DICE: HONRARAS A TU PADRE Y A TU MADRE, QUE ES LO MISMO QUE SER PATRIOTICO. A ESE PASO HIJO LOS MANDAMIENTOS DE LA LEY DE DIOS NO LOS VA A RECONOCER NI EL QUE LOS ESCRIBIO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here