Breve protocolo para Primeras Comuniones


No hay protocolo o etiqueta que se precie que necesariamente no contemple los supuestos varios en los que circunstancias ad laterae no incurran. De modo de que: “supuestos varios”.

¿Su situación sentimental es calificable como irregular o poco estable? ¿No hace mucho que se inició la separación-divorcio? En primer lugar, ha de notarse que no tiene sentido organizar, de forma paralela, una “Doble Primera Comunión” ya que hay cosas que sólo se puede vivir una vez en la vida y la Primera Comunión es una de ellas. Si tiene sentido que a la Primera siga la Segunda, la Tercera y así hasta cuantos domingos la Divina Providencia le brinde. “Harina de otro costal” será la cuestión de su ubicación en el templo (-En principio, y en virtud también de a quien corresponda la criatura ese finde, está descartada su presencia en el posterior banquete de no corresponderle la tutela del infante-). No es muy recomendable la asistencia al templo con su nueva pareja. Razones varias: puede ser algo tan fugaz y efímero como el avistamiento de un unicornio y además si la situación va a ser reiterada que gravoso será para usted y la concurrencia andar con presentaciones cada seis meses, nueve o doce meses. Si la “neopareja” no entiende la no conveniencia, “escámese” o dude de sus intenciones (-Por lo que más quiera no entre en el juego de que es “una prueba de amor”-).

En el caso de que la cuestión ya no sea calificable bajo la etiqueta de lo reciente. Use de paciencia, autocontrol y ofrezca la heroicidad de sentarse junto a su “ex” con naturalidad, simpatía y dosis de urbanidad. Su hijo/a se lo agradecerá. De ser más compleja la situación opte por la opción de situar alguien neutral entre medías. Siempre habrá alguien que sepa de lo delicado del momento y procure no hacer muchos “aspavientos” en el momento de la Paz.

Si ya quiere ir a por nota o pasar por un caballero de la fe o una “dama de las de antes” recuerde que también hay un protocolo en lo espiritual: – ¿Se ha confesado para poder comulgar en la Comunión de su hijo/a? -. Recuerde frases como las que siguen: “El padre ha puesto al hijo en manos de Dios; ya no le pertenece a él. Cuando Dios se lo da, obsequiándole con la vida eterna gracias a la resurrección de Jesucristo, lo toma en custodia sabiendo que pertenece a Dios. Representa a Dios y actúa como caballero de la fe” (P. J. Cordes).

Se concluye este breve protocolo con una breve apostilla (- En plan indirecta eso sí -) sobre su indumentaria para el evento. El sin par G. K. Chesterton, con el “verbo siempre bien afilado” que le caracterizaba, advirtiendo sobre el primero de los peligros para la sociedad de su época y la venidera, llegó a decir: “Escucharan hablar incesantemente acerca del peligro del bolchevismo. Cuando digo peligro venidero, probablemente un gran número de personas se imaginará que me refiero al bolchevismo. Estoy bastante de acuerdo en que el bolchevismo es un peligro, pero no creo que vaya a venir. No me parece que los ingleses tengamos especialmente ni las virtudes ni los vicios propios de una revolución. Lo que quiero sugerir es algo que va a surgir por sí mismo, o que al menos puede hacerlo… Supongo que el nombre más sencillo que lo define es ‘chabacanería’…”

Dicho lo cual, acuérdese de tirar el chicle en la papelera más inmediata, ponga en silencio el móvil y dispóngase a disfrutar el momento. Y haga suyas frases como la del poeta romántico alemán Novalis, poco antes de morir (1772-1801): “Puramente infantil, eso es lo mejor. Nada es más duro que so-portar la propia debilidad. Dios todo lo puede y en todo ayuda”. O esta otra, también de un poeta alemán como fue Höderlin: “¡Oh, qué hermoso si yo fuera como son los niños”.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here