kikada


Una kikada o unas kikadas, sin necesidad de tener que acudir al María Moliner, es o son los resultados que produciría un, hipotético, Kiko o Kikos. Claro que un Kiko, según el citado diccionario, es un “grano de maíz tostado que se come como golosina o aperitivo”. En este caso – Ciertamente, no van por aquí los derroteros. -, más bien, se trataría de lo producido por un tal Kiko Argüello, iniciador de la realidad eclesial que en sí es el Camino Neocatecumenal. Para los “no iniciados” decir que el Camino Neocatecumenal es una realidad que está presente en 124 países y en 1.479 diócesis. Con cerca de 20.500 comunidades, cuenta con unos 900.000 miembros, 2100 seminaristas, 1.760 presbíteros y 115 seminarios. La Kikada o las Kikadas, a las que intentan referirse estas torpes líneas, -según se vea -, han visto la luz en forma de libro con el título Anotaciones (1988-2014), de las que el mismo autor llega a decir: “No sé si debo publicarlas […]” (n. 451).

Ya en harina. Se podría decir que para la pobre percepción de un servidor estas anotaciones han servido para el hallazgo de un hombre que, a la par que es “todo carisma”, es al mismo tiempo, “todo de Dios”. Prueba de ello es que recoja en su cuaderno de notas espirituales una de las críticas a sus pinturas en la Catedral de Ntra. Sra. de la Almudena de Madrid. A saber: “Pintamonas santurrón que ha llenado de chafarrinones la catedral” (n. 386). O que en las susodichas Anotaciones no se canse de repetir un dicho de los Padres del desierto. “¡Ay del hombre cuya fama es superior a sus obras!”. Y acto seguido pueda añadir: “El demonio ha lanzado contra mí la adulación, la fama, los periódicos… sobre todo en España. En Italia, calumnias, denuncias por herejías, mentiras… Carmen [Junto con Kiko es también iniciadora del Camino Neocatecumenal. Recientemente fallecida] crucificada por una depresión que le hace sentirse muerta: su fe me edifica… Mario no puede más, con su salud enormemente débil, todo con una fatiga enorme. Y yo… un pecador. Me parece que he perdido la amistad con Dios. Y tiene razón, porque no soy fiel. Caigan sobre mí el oprobio y las injurias […]” (n. 376).

La primera de las anotaciones ya va, no sólo al grano, sino se podría decir que a la yugular: “¿Qué es ser cristiano? Tener discernimiento” (n. 1). Y muestra de esta capacidad “regalada” de discernimiento lo ofrecen pasajes como estos que ahora se proponen: “[…] Me he quedado sin nada. Sólo me quedas Tú. No tengo virtud, no tengo oración, no tengo mortificación ni sacrificio, no tengo más que pecado y pensamientos de lujuria, terrores que vienen y van, pereza, vacio. Tú, sólo Tú. El Camino, el arte, la pintura… nada, sólo Tú. Ten piedad. ¿me voy a condenar?” (n. 152). “Me siento solo y el demonio me invita a irme a buscar una mujer que me comprenda y que me quiera…” (n. 258). O en otro pasaje: “Crucificar mi razón en la sinrazón. En los errores de valoración constantes de Carmen, según mi opinión… Ser aniquilado en la, para mí, ‘locura’ de las razones del otro. ¿Qué me sucede que no puedo más? […] No me retires la esperanza en Ti. Ayuda a Carmen” (n. 261).

El segundo torpedo a la línea de flotación, que lanzan estas anotaciones, podría quedar reflejado en el siguiente pasaje: “[…] ¡Carisma profético! Cuán necesario eres a la Iglesia. No existe verdadera catequesis que no sea profecía. Evangelizar es profetizar […]” (n. 141). En este punto, conviene no olvidar la enseñanza de personalidades como la de G. Bernanos: “Si me preguntáis cuál es el síntoma más general de esta anemia espiritual [de Europa], respondo con seguridad: la indiferencia hacia la verdad y hacia la mentira (G. Bernanos, Rivoluzione e libertà, 49-50). Kiko, en ningún momento, por lo que muestra en este cuaderno espiritual suyo, quiere bajar la guardia en el “ser portador del carisma de la profecía” y prueba de ello se encuentra en pasajes como los que siguen: “[…] Hemos visto que una Bestia sale del abismo para luchar contra el Cordero. Tiene tres cabezas: el nacionalismo, la inculturación exacerbada y la ecología elevada a culto a la naturaleza. Estas tres cabezas se alimentan mutuamente y se yerguen contra la Evangelización […]” (n. 189). Y en otra página: “[…] La familia se destruye si no se puede amar al que peca. El mundo no quiere perdonar. No sabe perdonar, no comprende por qué perdonar. El mundo defiende lo suyo: el dinero; el resto no le interesa. El que es el mundo quiere eso: dinero, y lo busca en todo. Dinero… El dinero es la proyección de uno mismo, de su yo; en él se el triunfo, su realización, ser admirado, el éxito, etc […]” (n. 237).

El prólogo a las Anotaciones del cardenal Ricardo Blázquez, en un determinado momento, sitúa a las mismas en la estela de los Pensamientos de Blaise Pascal. – Se entiende que el género literario tiende a ser “pelín” exagerado -. Pero que el carisma y la unción de este verdadero “vir ecclesiasticus” está latente es algo que difícilmente se puede negar o poner en “solfa” con “anotaciones” como las que siguen: “No quieras que la vida sea como te parece a ti… Deja que sea como quiere Dios… Después de tu Bautismo, tú ya no eres dios. Dios es Él, que lleva tu historia y te conduce al cielo. ¿Ya no vives en ti? Entonces eres cristiano” (n. 454). Poco más adelante: “¿Por qué la belleza es humilde? ¡Qué misterio! ¿Por qué la humildad es bellísima? Te he visto, Señor. Sí, allí estabas Tú, en aquella mujer abandonada en el pasillo de un hospital. Te vi en la calle tirado entre cartones y basuras. ¡Oh santa humildad de Cristo, quién te pudiera encontrar! Te encontré y me tocaste el corazón, y ya no fui el mismo. Quise ir detrás de Ti, a encontrarte en la prisión, a bajar a los infiernos sociales, entre los pobres. ¿Dónde estás? ¡Oh santa humildad de Cristo! Déjame buscarte. No te vayas. ¡Ay, qué dolor! ¡Ven, Señor Jesús! ¡Ven! ¿Cómo es posible que Dios se haya hecho pecado…? Humildad total” (n. 473).

Lector inquirat.

1 Comentario

  1. Hola Don Adolfo, solo decirle que me encanta leer sus comentarios , aunque algunas cosas no llego a entenderlas debido a mi falta de estudios , pero en lo referente a DIOS todo es entendible . Ya sabe tiene una lectora CUCA que añora su pueblo .
    Saludosssss

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here