Luchemos con Martina


Vamossss, es cuestión de que todos nos impliquemos un poquito. 

Siempre he pensado que muchos poquitos, por pequeños que sean, suman un mucho enorme. Enorme en todos los sentidos, no sólo en el económico, que por desgracia ahora mismo es el urgente, sino que nos hace crecer como personas, nos solidariza con el de al lado, y nos hace pensar que a mí también me hubiese podido pasar.

Hoy lo necesita Martina y otros pocos niños más, apenas cien en todo el mundo, que tienen al alcance de la mano, pero que aún no llegan a tocar, la posible solución a su problema. Y hoy necesitamos de todos y cada uno de esos poquitos.

Martina es una pequeña cordobesa a la que aún faltan meses para cumplir los dos añitos. Nació con una de las malditas “enfermedades raras”. Y aunque suene mal, señalo lo de malditas, a pesar de que todas las enfermedades lo son, porque su posible cura depende del número de afectados que la padezcan. Con Martina no llegan a 100 los niños que han nacido con ella, y en España es el único bebé diagnosticado.

Y aunque no nos lo creamos, sí, hoy que estamos oyendo los miles de millones que se reparten entre Comunidades, instituciones y la gran cantidad de políticos, para la investigación, no hay. No llegan fondos suficientes para poder averiguar la cura o el tratamiento que pueda salvar u ofrecer una calidad de vida digna a estos niños.

Es por ello por lo que la familia, amigos y conocidos de Martina, desde que se supo qué era lo que le ocurría, no paren de idear eventos para poder conseguir su meta, que Martina, y con ella todos los bebés afectados, puedan vivir.

Creo que no hay que pecar de sentimentalismo, pero no puedo obviar el decir que es una auténtica muñeca (nos daría lo mismo si no fuera tan bonita, pero lo es) que vive enganchada las 24 horas del día a una máquina que le ayuda a respirar. Su nivel cognitivo está genial, como el de cualquier otro niño, pero día a día se ve más afectada en su distrofia muscular espinal, y como ya he señalado, en su aparato respiratorio.

Desde el año 2014 hay abierta una investigación para conocer la terapia genética del  gen que produce esta enfermedad rara, pero como también he comentado con anterioridad, la investigación de la misma se hace con la aportación privada que las familias de los afectados van consiguiendo. Lo más importante ya está prácticamente conseguido, se ha probado en animales y el resultado ha sido positivo, queda la fase de la práctica en personas, y un último, aunque todavía grande, empujón económico.

En Facebook tenéis una página “Luchamos con Martina” en la que aparecen los eventos más recientes que esta gran familia formada no solamente por la de sangre de Martina, sino por todos los que conociendo lo que ocurre se han unido de una manera especial a luchar por ella.

Para el día 7 de marzo, en la Hacienda de La Piconera de Córdoba (muy cerquita, apenas a 15 minutos en autobús) hay organizado un día precioso de convivencia, en que podremos disfrutar no solamente de una buena comida, sino de un ratito entre amigos en el que, con casi toda seguridad, surjan nuevas oportunidades de hacer más cosas por Martina. Habrá espectáculos infantiles grupitos de cante y baile, sorteos, merienda cena ofrecida por Mcdonald, buen ambiente y una finalidad maravillosa: ser colaboradores en la cura de Martina, hacerle un regalo tan bonito y tan importante como es la salud.

Todos los fondos que se recauden irán para la investigación de la enfermedad. 

La colaboración de cada uno es pequeña en relación a la finalidad que puede conseguirse. Los adultos colaboramos con 35€ y los pequeños con 10€. Existe además la posibilidad, si no podemos asistir, de aportar a la fila 0 o en los números de cuenta que en la página indicada aparecen, no tenemos excusa, hay que ayudar a Martina con “nuestro poquito”.

En la página de Facebook que os señalado podéis conocer más sobre Martina y todos los actos que lleva realizada esta asociación.

Hoy día, con todo lo que hemos oído acerca de gente perversa que se ha valido del buen corazón de las personas para lucrarse sin consideración valiéndose de estas dolorosas situaciones, podemos poner en duda la veracidad de estas. Pero no tenéis nada más que conocer a Martina y su familia para ver que su única pretensión es conseguir la salud de ella y de todos los afectados.

Vamosssss, entre todos podemos echar una mano. ¡¡¡¡¡¡Por Martina!!!!!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here