Crisol de variedades


Cuando yo era pequeña había un programa en la radio que se llamaba crisol de variedades, porque hablaba de temas muy variados, lo mismo de una boda entre famosos, que la muerte de alguien conocido, un buen libro, la crítica de una película o lo que había llovido la noche de antes.

Hoy, mi artículo, es un crisol de variedades. Distintos temas y distintas posturas.

Me encantaría comenzar por algo positivo que ha acontecido durante uno de los días del fin de semana, el Vía Crucis de la Agrupación de Hermandades y Cofradías, que fue celebrado el sábado, con la imagen del Cristo del Perdón, que este año cumplía el  25 aniversario de la bendición. Majestuoso, sobre un paso con mucho simbolismo litúrgico y cargado de significado, magníficamente ornamentado y engalanado con unas soberbias flores llenas de unas enormes espinas, como las que coronaron la cabeza de nuestro Señor el viernes en el que le dieron muerte, procesionó por las calles de la Judería hasta llegar a la Mezquita-Catedral, marco inigualable, en el que se rezó y vivió de manera íntima y recogida las catorce estaciones del vía crucis.

Un cortejo ordenado y bastante numeroso organizado de manera brillante y con mucho detenimiento por la Junta de Gobierno de la joven hermandad. Un día que formará parte muy importante de la historia de todos los que han participado de tan maravilloso evento. Una hermandad que va creciendo día a día en número y en la profundidad de sus funciones,  que no son otras que la evangelización, la oración y la caridad. Y aunque aún falte mucho por conseguir, su construcción se está realizando sobre pilares fuertes que sin duda contribuirán a darle la robustez necesaria para que siga ampliándose y perpetuándose en el tiempo.

Un buen comienzo de cuaresma para toda la sociedad cordobesa.

Por otra parte, el viernes, día 8 de marzo, se celebró una manifestación del día de la Mujer. He de confesar que yo, hoy, no me siento representada por este movimiento. Es más, lo considero discriminatorio. Hay un día del trabajador, en el que yo me incluyo, por lo que pienso que al poner otro día aparte para la mujer, estamos discriminando positivamente. Otra discriminación.

Pero sí que me han indignado noticias que he leído en que se han forzado a determinadas trabajadoras a ir a la huelga sí o sí, o a otras que han querido ir, se las ha amenazado con su despido, cuando sabemos que es un derecho, que es voluntario y que existe lo mismo para ir que para no ir. Esto sí es discriminación, y violación de mis derechos, y de mi libertad….

Las consignas emitidas  por las mujeres reunidas en los Jardines de la Agricultura, con voz en grito (además de altavoces), no sólo no me representaban, sino que me indignaban.  Reunidas desde antes de las 15 horas, hasta bien pasadas las 6,30/7 de la tarde, no cesaron de gritar que con sus cuerpos hacían lo que querían y que ellas se bastaban.

Yo, lo veo de otra manera, desde otro punto de vista totalmente diferente. Sin entrar a juzgar a nadie, bien lo sabe Dios, estoy totalmente en contra del aborto. Mi cuerpo es mío, sí, y me lo puedo pintar, colorear, depilármelo o dejarme crecer el vello hasta hacerme trenzas, pero en el momento que un nuevo ser ocupa un espacio en él, este ya no es mi cuerpo, es el habitáculo de una nueva persona. Antes de tomar estas decisiones, tomar las medidas oportunas para no tener que matar a ninguna criatura.

Y ya para terminar este largo finde, el domingo, se congregó en el centro la flor y nata de Córdoba. Bueno, digo yo, porque a la mayoría no se le podía identificar con los disfraces. Para esta fiesta no suele haber ningún problema. Ni económico, ni de seguridad (totalmenteausente durante el recorrido del Vía Crucis ), ni de alteración de orden…, no pasa nada, todo está permitido, libertad para que cada uno exprese lo que quiera. Bueno, todos no. No digas que no lo compartes, no comentes que no te gusta esta fiesta, no  pienses ni por un momento en un trato desigual con otras manifestaciones, por ejemplo las que ocuparán las calles en las próximas semanas, o el trato dado a la Cofradía de la O, o….., en fin, es lo que tenemos.

Pero no olvidemos que está en nuestra mano el poderlo cambiar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here