Lola


Es muy difícil ser alcalde, pero en Villanueva los jarotes suelen ser tan duros como el granito que puebla sus fachadas

Dolores Sánchez./Foto: LVC lola
Dolores Sánchez./Foto: LVC
whatsapp image 2020 12 19 at 073943 19
Dolores Sánchez./Foto: José I. Aguilera

A Dolores Sánchez la conocen por Lola. Es militante del Partido Popular, pero lo por lo primero que sus vecinos la quieren es porque es su alcaldesa, de Villanueva de Córdoba, para más señas. Y ser la responsable de un pueblo pequeño y en el Valle de los Pedroches, les aseguro que no es sencillo.

La lucha es diaria contra la despoblación, contra la falta de las infraestructuras necesarias, contra otras localidades mucho mayores en las que es más sencillo acaparar la atención y los recursos necesarios para desarrollarse. También, durante el último año y medio, contra una pandemia que ha endurecido la lucha diaria y ha hecho más necesaria que nunca la creatividad para no caer.

Es muy difícil ser alcalde, pero en Villanueva los jarotes suelen ser tan duros como el granito que puebla sus fachadas y atrae el calor, no solo meteorológico, sino el que los hace personas francas como la tierra, acogedoras, hospitalarias, directas y sin dobleces, porque el invierno en el Valle es duro y no conviene andarse con subterfugios.

Y en esas, Lola ha conseguido sacar adelante uno de los emblemas turísticos de Villanueva, la Feria del Jamón, durante dos ediciones consecutivas de pandemia, cumpliendo con las medidas y haciéndolas un éxito. Además, ha sacado adelante el proyecto del centro de salud, siempre fundamental. Y ha llevado dos veces a la Virgen de Luna a San Miguel (no les resultará lo más importante, pero en este año y medio es un hito, pregunten a los cofrades).

A Dolores Sánchez la conocen por Lola, por ser alcaldesa de Villanueva y por ejercer como tal y mantener una batalla diaria que no todo el mundo es capaz de sostener. Pero la sierra curte y el amor por una causa va más allá de la política o, precisamente, hace del mismo la verdadera política, la que se hace en los pueblos, la del cara a cara con tu gente y que te llamen por tu nombre, Lola.