¿Costaleros? No, gracias


No se explica ese “no, gracias” a los costaleros, como tampoco el inmediatamente anterior que se vino dando a las cofradías.

lunes costaleros
Costaleros del Resucitado./Foto: Luis A. Navarro
costalero costaleros
Costaleros ante el palio de la Amargura, en una imagen de archivo./Foto: Luis A. Navarro

La evolución de la pandemia del coronavirus se ha convertido en mi frase diaria, durante el último año y medio. Tras ella, valores como el número de nuevos contagios, incidencia acumulada, contagios en las últimas dos semanas, fallecimientos, recuperados y cifras totales. Cifras tras las que hay personas y -por qué no decirlo- un desgaste emocional bastante grande.

En esos valores nunca, como resulta obvio, han entrado las cofradías que, religiosamente, se han resignado durante muchos meses a verse encerradas en sus templos, a diferencia de otros colectivos que, afortunadamente para ellos, han contado con más flexibilidad a la hora de desarrollar las labores que les son propias.

Pero, desde este jueves, se antoja que en la evolución de la pandemia hay que contar con un nuevo factor de impacto, los costaleros. Tras semanas en que los cofrades han ido haciendo patente su malestar, la noticia más esperada ha llegado, las hermandades podrán por fin salir a la calle. Pero es un anuncio con condiciones o, mejor dicho, con una prohibición principal, los pasos no podrán tener costaleros debajo.

Una decisión que, pese a que se puede explicar con un argumentario medianamente razonable, no deja de ser sorprendente. Y es que las herramientas para evitar contagios son casi más efectivas debajo de un paso que fuera del mismo. La pauta vacunal completa y los test son dos armas que, en estos meses, se han demostrado más que eficaces, según se han cansado de repetir las autoridades sanitario-políticas. Pero es más, durante los últimos días el lema es que la quinta ola puede ser la última (con la sexta ola pediátrica como un intangible en el horizonte del otoño), por lo que no se explica ese “no, gracias” a los costaleros, como tampoco el inmediatamente anterior que se vino dando a las cofradías.

1 Comentario

  1. Hay que empezar a fraguar alternativas para que las imágenes salgan a las calles como llevan haciendo desde Octubre de 2020 en Jerez y sobre todo de cara a la celebración a la Semana Santa de 2022 ..
    No esperar a que Sevilla mueva ficha ya que en la ciudad de la Giralda están en un ensimismamiento del que no son capaces de salir ….les van a adelantar por goleada provincias como Málaga , Cádiz y Huelva … Y por lo que se ve también Córdoba …
    Esperar a que se pueda recuperar lo de siempre , costaleros , bandas de música completas , calles a rebosar de gente ….esto puede llevarnos a varios años de espera …y ni las mas de 200.000 familias que viven de la celebración ( todo tipo de artesanos ) ni las propias Cofradías , con las arcas medio vacías ….. podrían resistirlo …
    Hay que tirar adelante como sea …EVANGELIZANDO en las calles , que ese fue el fin por el que se crearon las Cofradías y no otro .

Comments are closed.