Inutilidad


Los bomberos del Consorcio tienen la negra con el Ejecutivo socialista de la institución provincial

gas
Efectivo de Bomberos./Foto: 112
Antonio Ruiz en el Pleno de la Diputación de Córdoba./Foto: LVC
Antonio Ruiz en el Pleno de la Diputación de Córdoba./Foto: LVC

El fuego mata al bicho. Esto pudieron pensar los responsables de la Diputación de Córdoba, cuando no vacunaron a los bomberos, en tiempo y forma. Los motivos del desliz que ha denunciado esta semana CSIF son inescrutables, insondables e indescriptibles, teniendo en cuenta que se trata de un servicio esencial.

Servicio esencial son dos palabras a las que todo el mundo alude para que lo vacunen rápido, pero es que si la mitad de la plantilla de Consorcio de Bomberos, por decir algo, coge el bicho, Antonio Ruiz tenemos un problema.

Problema que, casi seguro, habrá sido por mala gestión, más que por intención. Y los bomberos del Consorcio tienen la negra con el Ejecutivo socialista de la institución provincial. Llevan años litigando y la suerte es esquiva hasta para que les reconozcan el ascenso de categoría profesional.

Profesionales fueron los bomberos de Montoro, que hicieron un Juan Plomo, pasando de la Diputación, entregaron sus fichas a las autoridades sanitarias y los vacunaron. Lo que demuestra algo tan simple como que el Gobierno provincial probablemente sobra, estorba y solo sirve para que Ruiz y los suyos se suban el sueldo y se de espacio político asalariado, a concejales que duplican sus cargos, mientras los bomberos están sin vacunas.