Culpables por hacer lo que nos dicen


El espectáculo, más que poco edificante, es desolador. La falta de capacidad, evidente. Pero lo peor es que el mensaje cala y nos pretenden hacer sentir culpables de lo que ellos mismos nos ordenan

Gobierno
Pedro Sánchez, en Córdoba. /Foto: JC
El paseo de Pedro Sánchez por Córdoba, en imágenes PSOE Gobierno culpables
Pedro Sánchez, en Córdoba. /Foto: JC

Casi cada semana hay nuevas restricciones, o anuncios de… Una forma de marear la perdiz como otra cualquiera, que lleva el marchamo de los políticos por vocación, vocación de ser asalariados de la política (y el porcentaje es alto). 

Casi cada semana, o cada día, el responsable de turno sale con su tono paternalista a decirnos que, en general, el personal cumple, pero que hay que ser buenos si queremos frenar al virus y salvar la salud y la economía.

Casi cada mañana hay un tuit en el que, o bien se presume de que la tasa baja, o bien se alerta de la preocupación (casi con la mano en el pecho y el rostro circunspecto). Y se vuelve a pedir que seamos buenos hasta que llegue el 70%, mientras de camino o se atiza al Gobierno de España o el Gobierno de España presume de lo bien que lo han hecho (… y cigarrito pa´l pecho, que se decía cuando era joven).

El espectáculo, más que poco edificante, es desolador. La falta de capacidad, evidente. Pero lo peor es que el mensaje cala y nos pretenden hacer sentir culpables de lo que ellos mismos nos ordenan. Y, si te pones tonto, sacan a relucir las cepas (que ya mismo habrá más que países), de las que hay hasta una sin nombre, que bien podría ser la andaluza.

¿Hasta cuándo durará el circo? La respuesta parece compleja, tan infinita como la estupidez humana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here