Dejadnos llorar a los muertos


Todos Los Santos Halloween
Cementerio de la Salud./Foto Luis A. Navarro
Todos Los Santos
Cementerio de la Salud./Foto Luis A. Navarro

La infancia siempre es una patria perdida, una guerra que no merecimos perder. Hay personas, los elegidos, que se instalan en ella para siempre. Para el resto de los mortales, los que de algún modo usan el seso, es el territorio que nos dejó sin que fuésemos conscientes, para que el éxodo se haga eterno. Como el de Israel, para atravesar el desierto de charcos y arena que es la vida.

Antes de la Pascua hubiera dicho un valle de lágrimas, porque las ausencias dejan heridas que nunca cicatrizan y supuran en miles de navidades. Pero también cuando llegan aniversarios como el de hoy. El de un adiós que llegó justo cuando se encendía el cirio pascual y tuve que buscar el lugar más insospechado para poder llorar sin que nadie atestiguara el momento. 

A los difuntos se les llora en soledad; en la intimidad de miles de recuerdos compartidos; de noches infinitas frente a la chimenea, con cartas y pipas (tanto no he cambiado); de sonrisas cómplices; de historias que despertaron la pasión por cambiar el mundo, que es tan grande que nadie puede hacerlo; de las sábanas de raso de los sueños que apenas se cumplieron y que los que fueron, no fueron del todo compartidos y nunca fueron completos.

Hace quince años y, para mí, fue ayer cuando rezaba por ti y por mí, bajo aquel palio. La luz que alumbra al mundo, a su esperanza, fe y caridad se vuelve a encender en la noche más aciaga para un país que ve como los ataúdes se hunden en el fundido en negro informativo; en la dictadura del Politburó que está llegando; en la sociedad de la posverdad que es incapaz de asumir el espanto. Pero la luz brilla por ti y por todos los que se han ido, en especial, en último mes en el que ni se vela ni se entierra y te mueres en la soledad de una camilla. Antes la fiesta, el fútbol y las manifas, ahora ni nos dejan llorar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here