¿Quién me ha robado la Cuaresma?

16

Comienzo este artículo y lo hago con algo que no suelo hacer al escribir, escuchar música. Fuera no hay apenas nadie. Solo he salido para tirar la basura y en la calle olía a azahar. Con media sonrisa, me imaginaba un paso viniendo de frente -siempre de frente-, por derecho. 

Detrás su agrupación musical tocaba ‘Estrella del cielo’, de Mena Hervás. No sé por qué me vino esa marcha, pero llegó y ahora la escucho mientras escribo y recuerdo cuando lo hacía en cintas de casete o en aquel armatoste, que nos vendieron por futuro, que era el discman. Qué tiempo aquel.

La trompeta suena perfecta y me traslada a otro tiempo, al del asombro, al del escalofrío. Un pequeño cambio y toda la orquesta alcanza el momento culminante. El pecho me palpita después de muchos años, con aquella ilusión, con aquella promesa. La música me recuerda a los aplausos de hace un rato en los balcones, a los de las procesiones de otro tiempo, a las que este año no habrá.

Daba por hecho que la suspensión iba a llegar y que iba a ser el tiempo de tomar aire para coger el impulso y las ganas que tantas veces me faltan. Pero ahora daría mucho que mañana fuese Domingo de Ramos y, con Jesús -como el año pasado-, oír los acordes de la Marcha Real por Caído y Fuensanta, mientras en San Lorenzo comienza todo. Porque esta fuera madrugada de Viernes Santo y correr a casa con la crónica aun caliente, para ver a mi Señor solo en la tele, en esa intimidad que no entiende de distancias. Porque amaneciera entre romanos prendiéndolo y, al caer la tarde, me estremeciera El Duelo con los años que no volverán.

Ahora echo de menos lo que echaba de más. Ahora, la Cuaresma va a durar un año y cuento los días de la misma forma en la que lo dejé hacer. Hace unos días escribí -y no publiqué- ‘¿Quién me ha robado la Cuaresma?’ Hablaba de la sobreabundancia de casi todo. Ya no tiene sentido porque ahora, cuando todo se detiene, llega la oportunidad de volver a empezar, de sentir que tenemos una segunda oportunidad, para aprender, para hacerlo mejor e ilusionarnos con lo que está por venir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here