¿Quién fue primero la cuadrilla o el vídeo?


Juan Manuel Martín, padre, junto al paso de misterio de la Redención./Foto: Jesús Caparrós

“Con un móvil en la mano llamo a 18 mejores que ustedes”. Algo así dijo Manolo Villanueva en un ensayo, si no recuerdo mal. Aquellas palabras del capataz sevillano, sin duda uno de los mejores y puedo dar fe de ello, no pasaban de un enfado puntual con sus costaleros, porque -a su juicio- estos no estaban trabajando de la forma correcta.

Aquella frase (sublime y esclarecedora) no hubiera pasado de la cotidianidad de un ensayo, si no hubiera habido alguien con un móvil grabando. Y es que nadie está libre de que lo “pillen” en un renuncio o que algo natural se exagere hasta la hipérbole más absoluta. Nadie está está libre. Ni Manolo Villanueva, ni Juanma Martín que, en dos días se ha hecho más famoso por su bronca a la cuadrilla de Redención, que por ser el heredero pluscuamperfecto de su padre al frente del Señor de la Salud y esa impronta tan marcada en la forma de andar que le imprime.

De hecho, el vídeo ha eclipsado a aquel otro en el que el olivo de los Panaderos no pasaba el umbral. Porque los vídeos, en las redes, fagocitan al anterior y siempre son pasado, para vivir un presente inane que está muy lejos del “estar ahí” de Heidegger.

Las reacciones al vídeo han sido múltiples y, en su mayoría, contrarias a la acción del capataz. Sin embargo, tras hablar con Chechu este me hizo reflexionar. Lo confieso, en un primer momento, me dejé llevar por la opinión de la masa (no la de los borregos con la que un ‘tirafotos’ pretende burlarse en redes de los cofrades y de su magna), pero Chechu me hizo caer en la cuenta de que si la cuadrilla no obedece el capataz está para eso, hacerla cumplir sus órdenes.

Es el concepto tan simple y tan olvidado, a veces, de la jerarquía. Manda el capataz y, en su defecto, su equipo de auxiliares. Por lo que lo de Juanma, como aquello otro de Manolo, es tan natural como necesario a veces. Lo de las “formas”, a nadie escapa que en ocasiones estas se le olvidan a cualquier hijo de vecino. Y lo del vídeo, a todos nos gusta grabar, reconózcanlo. Los problemas puede que estén en otro lado del respiradero -o no-. Pero de capataces que echan broncas conozco a alguno que, si lo hubieran grabado, no habría grupos en Facebook ni chats de whatsapp suficientes para él.

1 Comentario

  1. Magnifico JUANMA MARTIN y ejemplar el padre siempre al lado de su hijo , como en Sevilla en LOS PANADEROS Y EN LOS GITANOS con el Manué ….Lo que ocurre es que el chismorreo y critiqueo cordobés , propio de Marujas barriobajeras , nada que ver con la forma de comportarse un tío que se supone debe ser un costalero ..ha sacado las cosas de quicio y originado un ” pequeño ” revuelo ..por otra parte nada del otro jueves . Ha habido hasta una aclaración del costalero afectado que con una ética incuestionable resta importancia a lo que fue un hecho habitual debajo de las trabajaderas entre una cuadrilla y su Capataz …
    Aaayyy !!! el chismorreo y critiqueo cordobés ….propio de Marujonas Barriobajeras …..!!!!
    ¡¡¡ Qué asco ….!!!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here