Los que de verdad ayudan


Podríamos hablar de lo buenos que son, de los proyectos de ciudad, de la deuda histórica que Córdoba tiene con el deporte de élite. Todo es cierto, todo verdad. Y, en concreto, ayer lunes podía comprobarse con el apoyo del Ayuntamiento y del Cabildo Catedral de Córdoba al Córdoba Futsal, al ya Córdoba Patrimonio de la Humanidad Futsal. Un equipo de Primera División de la Liga Nacional de Fútbol Sala, gracias al milagro y, sobre todo, a la apuesta de José García Román. Una figura que ha demostrado que no hace falta estar en Estados Unidos para que el sueño se cumpla desde la nada.

Un sueño que primero fue posible gracias a la esponsorizacion de Itea; después al Córdoba CF de Carlos y Alejandro González; y ahora, gracias al Consistorio y a la institución que probablemente es la gran dinamizadora de la cultura de la ciudad -y que se suma a la apuesta por el deporte cordobés-.

Un sueño en el que se agradece la ayuda municipal para un equipo que va a llevar a Córdoba, Patrimonio de la Humanidad, por bandera por toda España. Pero también se echa en falta el apoyo del anterior gobierno de Capitulares que, eso sí, tuvo a algún edil que hizo gala de su cordobesismo en el Arcángel, hasta el punto de acudir al palco cuando renegó tantas veces de este, hasta que lo convencieron desde Montoro con amor, como si de una película de 007 se tratase. Como también convencieron a la anterior alcaldesa, eso sí, con el denominador común de la capacidad de persuasión emanada desde la localidad del Alto Guadalquivir.

No sucede lo mismo con otra de la Subbética. Y es que aún se espera la aportación de la institución provincial que dirige el ruteño más ilustre, el socialista Antonio Ruiz. Quizá, el máximo representante de la Diputación de Córdoba no miró a la de Jaén, para seguir su ejemplo brillantecon el equipo de fútbol sala de la capital del Santo Reino.

Sea como fuere, la ayuda -la de verdad–ha llegado para un equipo de Primera, que debe ser orgullo para una ciudad que, pese a su pesimismo antropológico, ha visto como un club surgido de la nada ha llegado a lo más alto con un grupo de cordobeses empeñados en cumplirla utopia. Y dos de las grandes instituciones de Córdoba así lo han visto, lo han reconocido y lo están apoyando, de verdad, sin fuegos artificiales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here