¡Al presi no le gustan las cofradías!


La noticia nacía maldita. Con una mezcla de incredulidad y de chanza a partes iguales. Y es que, desde Moncloa, se dejaba caer la posibilidad de que haya elecciones el 14 de abril. Una fecha en la que, además de coincidir con el aniversario de la república de los nostálgicos, se celebrará el Domingo de Ramos.

Y es que, como decía Vicente Vallés, todos los actores de la política nacional creen que sus contrincantes van de farol, pero en realidad nadie sabe las cartas del otro, más allá de que el presidente del Gobierno ha demostrado que le apasiona su cargo. Una pasión que, probablemente, no siente por las cofradías. O, tal vez, sí. Porque puestos a echar unas risas, lo mismo Sánchez confía en realizar su particular entrada triunfal y cree que puede ganar unas elecciones que no sean de su partido.

O, mejor aún, igual generaliza al votante cofrade andaluz y, en su silogismo, piensa que si sale en procesión no vota y, si no lo hace, son votos que pierden las derechas. Aunque se olvidaría de que su némesis (Susana Díaz) es muy cofrade.

Sea como fuere, por mucha chanza que les pueda producir, por muchos memes con nazarenos en los colegios electorales, por más que uno no sepa si dejar en la urna su voto o su papeleta de sitio… Por todas las risas que se puedan echar recuerden siempre que, hace tan solo un año, nadie hubiera aportado porque Pedro Sánchez sería hoy presidente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here