Como dijo Briatore: “Un parado y un jubilado”


Los recuerdos son parte del pulso de una memoria que escapa de la actualidad. Mis recuerdos del Córdoba son los de un equipo que palmaba en Segunda B, ante el Racing o el Castellón. En un partido de Copa ante el Lugo, en la certeza de que nunca vas a subir, hasta que salta la banca y das el campanazo.

Fue hace casi una década, cuando uno de los gurús de la Fórmula 1 se cuestionaba sobre el estado del deporte rey del motor. “Un parado y un jubilado lideran la clasificación”, decía Flavio Briatore sobre Button y Barrichello, una analogía casi perefecta sobre Francisco y Rubén Castro. La pareja de Ros Brown acabó imperando en aquel mundial y, por qué no, la del Córdoba podría hacerlo en Segunda.

descarga 1024x576

Sin embargo, en el CCF las parejas que se anuncian suenan a Rubens y Jenson. O lo que es lo mismo a Castro y Francisco. Dos fichajes que, en el caso de producirse, tienen mucho por ilusionar, si es que a alguien le entusiasma un entrenador de medianías y un delantero que, permítanme la expresión, tiene dos años menos que la humedad.

Sea como fuere, el Córdoba tiene margen y muchos socios porque, al fin y al cabo, es un equipo solo para valientes. Fichen lo que fichen así es. Y batir el récord de abonados del año de Primera. Quizá para reivindicarse por encima de Gonzalez, mientras que la salvación milagrosa no sea suficiente aval. Tal vez, porque la consiguió el tal Sandoval; tal vez porque, a falta de gestas (que no Dimas) por venir, hace falta sacar músculo social. Quién sabe.