Rafael ¿Y ahora qué nos inventamos para no firmar?


Fue hace casi un año, cuando el hecho de estampar una firma hirió en el alma a dos amigos. Mejor dicho, a dos camaradas de alma roja, corazón a la izquierda y una animosidad siempre a punto, si el tema a abordar es de iglesia. Los protagonistas eran Pedro García y Rafael Blázquez. Izquierda Unida y Ganemos. Una mezcla que es la analogía cordobesa del Unidos Podemos nacional.

Segunda Puerta de la Mezquita-Catedral./Foto: LVC

La leve consideración ideológica viene a colación de que, ese matiz, es el que parece haber prevalecido para demorar, per secula, la licencia de obras para la reforma del Palacio Episcopal. La actuación, hablando de símiles y conjunciones planetarias, recuerda y no poco a lo que sucedió con la de la otrora famosa segunda puerta de la Mezquita-Catedral: el organismo competente da el visto bueno, mientras el inferior acaba enfangado (o sea, dilatando) el proceso todo lo que puede.

Esa es la política que se lleva ahora. Prometo lo que no está en mi mano hacer, pero a mis camaradas tengo darles su minuto de gloria… Mientras el súper concejal (en cuanto a acumulación de cargos se refiere: Sadeco, GMU, Imtur, número 2… cómo para tener autoridad moral y criticar al contrincante) descuida su zona turística y con sus dos empresas no es capaz de limpiar la marea de grafitis del casco histórico. Como tampoco el monumento del Paseo de la Victoria, que hubo de hacerse a iniciativa privada. Ah, perdón, es que es de un cura.

Como les decía al comienzo, un año después estamos en las mismas. Y puede que García y a Blázquez les ocurra como el día en que se firmó al fin la licencia de la segunda puerta. Jesús Cabrera se hizo eco del acta de la reunión y desveló lo que sigue. Disfruten:

Según el acta de la sesión, Rafael Blázquez terminó su intervención pidiéndole al presidente de la Comisión, Pedro García, que impidiera que ese punto saliera adelante. Éste le recordó que no sólo se estaban ajustando a los informes de la Junta de Andalucía, sino que se había pedido otros complementarios, y le pidió que dijera “si tiene alguna propuesta para que se retire o sobre qué hacer para no darla”, a lo que Blázquez respondió que “en realidad no sabe qué hacer, pero seguro que algo se puede hacer”. Llegado a este punto, García zanjó el debate al afirmar que “con ese argumento no puede retirar la licencia, pues estaría prevaricando”.

La intervención del representante de la filial de Podemos motivó que los responsables de otras formaciones políticas hicieran pública su posición sobre este asunto. Así, Salvador Fuentes, y siempre según recoge el acta de la sesión, “considera que la licencia se ajusta a derecho y van a votar a favor”. A continuación, David Dorado, de Ciudadanos, afirma que “votará afirmativamente pues entiende que se ajusta a la legalidad”. Carmen González, del PSOE, señaló por último ante la comisión que su voto sería “a favor, ya que se ajusta a derecho y tiene todos los informes favorables”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here