La Voz Interior


Después de este tiempo sin escribir voy a dedicar unas líneas a un tema radicalmente diferente a la línea iniciada con el deporte base.

La actividad física saludable es un componente olvidado, pero muy necesario en nuestra sociedad. Datos científicos revelan un gasto económico enorme en relación con enfermedades que se dan por falta de actividad y ejercicio en las personas, así como tratamientos costosos que no contemplan la movilidad de estos pacientes sino la ingesta de medicamentos u otras técnicas muy caras. Siendo un tema complejo y que puede dar para muchos artículos interesantes, me voy a centrar en una situación y ejemplo personal.

Sus Majestades los Reyes de Oriente tuvieron a bien este pasado enero dejarme como regalo una nueva bicicleta. Se ve que el año pasado fui un buen chico, pues el presente es de categoría. Mi nueva joya me ha despertado un gran interés por el ciclismo, un deporte increíble y que engancha pidiéndote cada fin de semana un ratito para hacer kilómetros. Es evidente que estoy encantado y que, como este ejemplo, mucha gente encontrará en otra situación diferente su motivación para ponerse las zapatillas y hacer actividad física, quedar con los amigos para practicar algún deporte o disfrutar de un rato de ejercicio solo o bien acompañado.

Pues bien, en mi caso, entre subidas, bajadas y kilómetros en llano la cabeza da muchas vueltas. Hay momentos de motivación en los que te sientes animado a continuar y seguir hacia delante. Sin embargo, hay otros muchos en los que se te van haciendo largos los minutos y los metros. En esos momentos más complicados se me vienen las palabras que escuché a Will Smith en una entrega de premios entre público adolescente y juvenil. El famoso actor de grandes películas  de Hollywood venía a decirles que había dos cosas muy importantes en la vida: leer y correr. ¡Vaya dislate! (pensarán algunos…).

Pues bien, la justificación era que la lectura te ayuda a conocer lo que te ocurre en tu día a día, que los problemas que tienes puedes solucionarlos leyendo, ya que otros han podido vivirlos igual y haber dejado por escrito la solución. No está nada mal… Y en segundo lugar, ¿por qué correr? Will Smith dice que cuando peor lo estás pasando en el ejercicio, cuando parece que tus piernas no pueden más y tus pulmones están a punto de explotar, justo ahí tienes que hacer por escuchar la voz interior que te dice que sigas, que no abandones, que hay que continuar. Esa que te motiva y provoca que tu mente ordene a tus piernas un metro más, un minuto más. Esto es lo que te hace más fuerte. Esto es lo que más adelante en tu vida, en las peores situaciones, te hace afrontarlas con más entereza y positivismo. Tampoco es mala ésta…

En definitiva, sirviendo como conclusión, podemos decir dos cosas. La primera, que aunque sea por fortalecer nuestra voz interior y aprender a afrontar difíciles situaciones, merece la pena ponernos en movimiento. La segunda, que siempre hay que portarse bien o, al menos, intentarlo, para que los Reyes Magos cada año nos dejen un regalo que despierte en nosotros lo mejor que tenemos. Deporte y lectura, grandes elecciones para ello.

PD: aprovecho para invitar a todos aquellos inquietos a salir por nuestra sierra y disfrutar de imágenes de nuestra bonita ciudad y, por supuesto, de la naturaleza que tenemos a mano, bien cerquita. ¡Impresionante!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here